China merece apoyo y reconocimiento por lucha contra el coronavirus

Xinhua.- Para hacer frente al brote del nuevo coronavirus, China ha tratado a las personas infectadas movilizando recursos médicos de todo el país, ha tomado medidas decisivas con el fin de frenar su propagación y ha cooperado estrechamente con la comunidad internacional.

El país asiático libra una batalla de proporciones sin precedentes contra la epidemia, que al cierre del sábado había llegado a 14,380 casos confirmados del coronavirus 2019-nCoV y 304 muertes en 31 regiones de nivel provincial y en el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang.

La lucha se hace aún más difícil por el hecho de que el nuevo coronavirus estalló en Wuhan, un centro estratégico de transporte con una población de más de 10 millones de habitantes.

Asimismo, ocurrió justo cuando el país vive la mayor migración anual del mundo por las vacaciones de la Fiesta de la Primavera (Año Nuevo Lunar chino), imponiendo grandes desafíos a los esfuerzos de control y prevención.

Ante la complicada y grave situación epidémica, China ha convertido la lucha contra el virus en su máxima prioridad y está decidida a ganar la batalla contra la epidemia confiando en la capacidad de su pueblo y con esfuerzos coordinados.

Los líderes del país han celebrado reuniones de toma de decisiones y dirigen las medidas de contención y tratamiento. A los pocos días de reportarse los primeros casos, los científicos chinos determinaron la secuencia genética del nuevo coronavirus y la compartieron con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

China también dio la bienvenida a los funcionarios de la OMS para visitar Wuhan.

En un movimiento sin precedentes, la ciudad de Wuhan fue aislada para frenar la propagación del virus. Asimismo, las 31 regiones de nivel provincial activaron sus máximas respuestas de emergencia para hacer frente a la enfermedad. Los servicios de autobuses de larga distancia se cancelaron en muchas provincias.

El país extendió las vacaciones por la Fiesta de la Primavera y pospuso el inicio de los nuevos semestres escolares.

La divulgación oportuna y regular de información epidémica permite a los ciudadanos conocer las medidas de autoprotección y cómo contribuir a contener el virus.

Equipos médicos de todo el país arribaron con prontitud a Wuhan y, en las primeras etapas, realizaron un gran esfuerzo para llevar a cabo diagnósticos y tratamientos en medio del rápido aumento del número de personas infectadas.

Al mismo tiempo, algunos funcionarios de salud locales han sido despedidos o suspendidos de sus puestos producto de un trabajo negligente en la lucha contra la epidemia.

Las medidas de China han sido rápidas, transparentes y decisivas. De lo contrario, la situación sería mucho más grave, tanto dentro como fuera del país.

Lo anterior va muy en contra de algunas informaciones publicadas por los medios de comunicación extranjeros que han intentado distorsionar y difamar el manejo eficiente del brote por parte de China.

El control efectivo de China de la situación epidémica salvaguarda la salud mundial. Resulta necesaria la cooperación para que los países enfrenten este tipo de desafíos.

La comunidad internacional ha brindado apoyo y asistencia de diferentes maneras para ayudar a China a combatir la epidemia.

En un momento crucial de la lucha contra el nuevo coronavirus, China, como país responsable, merece más comprensión por parte de la comunidad internacional. La epidemia es un desafío global que debe ser abordado mediante la cooperación.