Detallitos sobre la gira

Raúl Ruiz.- Es muy difícil hacer acopio de síntesis para analizar un evento como la visita del presidente López Obrador, en una cuartilla y media. Se van muchos detalles.

Platicando sobre el tema con Fernando Chacón, uno de los mejores cuadros juveniles que tenemos en la aldea, sacamos en cuenta que pese a ser insulsa la gira, hay mensajes nuevos por destacar.

El acarreo es diferente

El MÚSCULO obradorista queda patente. Antes se compraba la presencia con una torta y un refresco. Después, se les daba además 200 pesos, porque como “todo sube”, pero no se compraba la conciencia.

Hoy ya es muy difícil conseguir un camión de aplaudidores si no van bien pagados y el alza de este ‘activo’ deja fuera del mercado a priistas y panistas que no pueden echarle mano al cajón. Contimás a los nuevos partidos e ingenuos independientes. Tendrán que buscar nuevos modelos de acercamiento popular.

Obrador sí ha comprado la conciencia. La ayuda permanente a los viejitos, personas con discapacidad y jóvenes sin empleo, les roba el corazón. Es un clientelismo ganado por el abandono social de los regímenes anteriores, muy acorde al planteamiento original de “primero los pobres”.

Conversando con Gustavo Madero reconoció: “Sí, el clientelismo de López Obrador es aterrador, sin duda nos pegará en las próximas elecciones”. En este espacio no se justifica la acción, es solo análisis.

Los abucheos

El abucheo y el aplausómetro hoy son muy significativos. Corral es abucheado aquí allá y acullá. El presidente, socarrón, deja que el pueblo se pronuncie, que se exprese. El repudio a Madero no es gratuito. Aplauso a Bertha Caraveo, sincero, sin llegar a porra.

Me dice Fernando: “El aproximómetro también es signo. El calor que se irradia desde la FUENTE DE PODER, llamada AMLO mantiene vivos a los que se sientan o caminan cerca de él.”

Logística inducida

Los cuervos de la nación… Digo, los ciervos, se despachan con el cucharón gordo. El tonel está lleno y pueden acercar a los escogidos. Esto le da ventaja al superdelegado sobre sus otros adversarios internos para conseguir la candidatura al gobierno del estado.

La falta de protocolos

Mucho tiempo fui profesor en materia de protocolo en la UACH. Los ‘ceremoniales’ ortodoxos fenecieron.

Reglas elementales del comportamiento político quedaron atrás. La etiqueta del quehacer político sucumbió. Una barbarie abre el nuevo régimen, y mientras se construye un nuevo paradigma en los distintivos 4T, se vale de todo.

Nuevamente, Fernando comenta: “La falta de protocolos en el recibimiento a senadores y diputados, para eso eran mejor los priistas como autocrítica.”

Las significativas ausencias cuentan

La ausencia de Bertha Luján, Rafael Espino y la distancia estratégica de Juan Carlos Loera de los reflectores en esta gira, son signos también.

Hay más detalles, poco a poco los iré enumerando, mientras tanto, una anotación más: La ausencia de cuadros juveniles.

Los morenos minimizan la presencia y desarrollo de sus jóvenes. Un defecto que les costó 60 años en entender a los priistas y panistas, hoy rengos de  extremidades vigorosas.

Hoy lunes 13 de enero, al filo del mediodía, haré el Cartapacio con Fernando Chacón, para espulgar un poco más estos nuevos paradigmas que se avecinan con motivo de la 4T. No se lo pierdan por Facebook live. ¡Abur!

Más en esta categoría: « En la Hoguera Las mamás no cobran »