Acá el diablo es una carretilla

Marcos Aldana Aguirre.- En la mitología griega Diábolos era un duendecillo que se aparecía en los bosques para ayudar a salir a quienes se perdían bajo la fronda.

De allí pasó, o lo pasaron, a la mitología latina y de trisílabo quedó en dos sílabas: dia-blo. Ya su función fue otra: la de aconsejar a quien se debería elegir Papa.

En el Vaticano quedó primero como “el abogado del Diablo”; después como personificación del mal, el mismísimo Satán, Lucifer o Luzbel. Le crecieron cuernos y rabo que nunca tuvo en Grecia. Lo echaron a perder los Curas.

En México la Secretaría de Educación Pública lo exorcizó de las escuelas, y el diablo pasó a ser carretilla de dos ruedas para transportar cajas de soda. También para conectarse en los cables y robarse la electricidad.Igualmente para bautizar equipos deportivos: Los Diablos de México, equipo de béisbol, por ejemplo.

La siguiente anécdota ya la había contado en HOY, pero cada día tiene más lectores HOY, así que “va de nuez”: En cierta ocasión Meny García, el que fuera famoso director de orquesta, me preguntó: -¿Tú crees que exista el diablo?-

Quise contestar ¿el que carga cajas de soda?, pero Meny me merecía respeto; fue servicial. Cuando El Fronterizo estaba a punto de cerrar le pedí que tocara con su orquesta fuera del edificio, y en esa ocasión lo hizo ocasionando un baile al cerrarse el tramo de la Galeana, de Ramón Corona a la Lerdo.

Su música se oía como en el cine cuando aquella orquesta tocaba mientas se hundía el Titanic. Porque El Fronterizo en sus tiempos fue eso: un Titanic. Meny había ido a El Paso donde impartió música en una escuela.

Contaba que al estar revisando tareas se encontró una donde un muchacho escribía en forma desagradable el día que nació. Le preguntó porqué escribía eso, y el muchacho le respondió: - Es que soy satánico-

- Ah ¿satánico? Síguele pues…

Meny visitó a los padres de aquel alumno y contó que tenía a la madre asustada. -No sabemos porqué se porta así; mi marido hasta le compró una motocicleta, y ni así se compone- dijo.

Al muchacho le daba por ir a los panteones y sacrificar gallinas haciéndolas sangrar. Meny se propuso exorcizarlo.

- Pensé en el box y le dije: puesto que tú eres satánico, eres muy fuerte. Y le vas a ganar a cualquiera. Luego regresé a Juárez para pedirle al ‘Chato’ Gómez que me prestara uno de sus discípulos. Y lo subí a un ring para que lo enfrentara-.

Decía Meny que para el segundo round el muchacho ya no quería salir. -Lo animé a la siguiente semana a que enfrentara a otro alumno del ‘Chato’. Tú eres muy fuerte, acuérdate que eres satánico.

Y le volvieron a dar una felpa que lo dejaron sangrando de nariz y boca. Entonces me dijo: No, profesor. La verdad es que no pude ni pegarle un golpe. Y se le quitó lo satánico, convirtiéndose en mi atento y buen amigo.

Quizás si Meny García hubiera estudiado la primaria en El Paso no hubiera podido exorcizar a aquel muchacho. Pero, formado en México, donde los predicadores y Curas no tienen acceso a los salones de clase, sino en la educación que se imparte según programas de la SEP, sí pudo hacerlo.

Aquella escuela era católica, que pudo también ser protestante, donde Satanás es indispensable para enseñar lo del bien y lo del mal. Por eso en Estados Unidos tienen éxito las películas de horror, por la formación educativa que tiene el gringo.

En México la Secretaria de Educación Pública exorcizó de las escuelas a este personaje, y desde entonces el diablo se dedica a acarrear cajas de soda. Aun así hay quienes dicen que “la escuela echó a Dios del salón de clases”, como si Dios dejara su omnipresencia para complacer al maestro normalista.

No: el maestro respeta la religión de sus alumnos, pero allí no se habla de religiones porque la enseñanza es laica. Dijo Benito Juárez: - un Gobierno no debe tener religión, porque teniendo una no garantizaría la libertad de culto de las demás creencias-.

El Padre Trevizo en su columna dominical habla de los problemas que tenemos en México, particularmente en Juárez, sobre todo por la violencia. Y tiene razón ¿Cómo puede uno negar lo que es tan evidente?

Pero algo del problema viene de la vecindad con EU, pues la compra de droga mantiene activos a sus proveedores. Aunque al menos de este lado no tenemos “satánicos”.

No todo está tan mal en nuestra patria. Ver las cosas positivas también nos hace positivos.