Primer Informe de Labores

Senador Cruz Pérez Cuéllar.- No solo son datos, gestiones realizadas, iniciativas presentadas, leyes aprobadas, reformas a nuestra Constitución; no únicamente nos motiva presentar resultados numéricos, que los hay y muchos, también hay un interés muy grande por compartir experiencias únicas con los ciudadanos de buena parte del estado, por hablar del “qué” pero también del “cómo” logramos tales cosas.

Ha sido un año de muchos logros alcanzados con pocos recursos económicos, pero no hay reclamo ni mucho menos, porque dicha escasez es producto de una nueva forma de hacer gobierno, que más que un límite representa una oportunidad, más que llamarla recorte presupuestal la concebimos como austeridad republicana, que desahoga un poco la ofensa que por muchas décadas se infligió desde el gobierno a los ciudadanos desprotegidos, quienes veían en sus diputados y senadores a zánganos que mantenían con sus impuestos, a un alto costo y con una rendición de cuentas pobre y en repetidas ocasiones nula.

La pujanza en la gestión legislativa, en otros tiempos, obedecía al estímulo de cientos o miles de millones de pesos, y daba la apariencia de una labor genuina, intensa, pero a la vuelta de los años se demostraba que no era más que la parafernalia que encandilaba por entonces a los beneficiados de las gestiones realizadas, y que no eran tales gestiones sino era el beneficio de Los Pinos, que destinaba para ese efecto miles de millones de pesos que se repartían entre los grupos parlamentarios y éstos a su vez con sus miembros, según la influencia de cada cual, según su cercanía con el astro rey.

Pero ahora, un servidor, a un año de haber asumido el escaño en el Senado de la República, entrega un buen cúmulo de resultados por virtud no del dinero destinado a la gestión sino del intenso trabajo realizado, no por los viajes al extranjero y una larga gira enmarcada en el tradicional turismo legislativo, que únicamente representaban gastos para el erario, sino por reformas aprobadas, en las que coadyuvamos con los senadores de Movimiento de Regeneración Nacional y de otras fracciones parlamentarias, así como de iniciativas presentadas en lo individual, por el consenso logrado con otros grupos políticos para generar leyes que ahora proveen esperanza de paz, de desarrollo económico y social, de mejores oportunidades para los mexicanos, para los chihuahuenses.   

Este domingo, me honro en invitarlos a la presentación de mi primer informe de labores como senador, miembro del Grupo Parlamentario de Morena, en un evento que tendrá lugar en el Hotel Sheraton Soberano, en esta capital, a partir de las 12:00 horas, mismo que será transmitido en vivo en mi página de Facebook y otras plataformas digitales.

Ahí hablaremos con más detalle sobre nuestra actividad legislativa, en lo individual y en grupo, nuestras participaciones en la Cámara, y los logros alcanzados; de los cuales mencionaré solo algunos: hemos dado pasos decisivos en esta legislatura en la transformación de nuestro país, brindando respaldo a las iniciativas del presidente Andrés Manuel López Obrador, como aquella que logramos aprobar por unanimidad, para la creación de la Guardia Nacional, un modelo de policía diferente, que ayudará en un futuro cercano a mantener a raya a los criminales, y proveer de la paz tan anhelada por años a los ciudadanos, bajo un esquema que privilegia más la estrategia que la fuerza bruta que por años se implementó en nuestro país, con los resultados consabidos.

La Guardia Nacional no viene a resolver todos los problemas de seguridad en el país, es cierto, pero sí a estabilizar a un Estado convulso, superado durante décadas por el crimen organizado, por bandas traficantes de drogas, de dinero, de armas, tratantes de blancas, secuestradores y extorsionadores, que después del adiestramiento adecuado los elementos de la GN podrán combatirlos con efectividad, con mayor inteligencia y por supuesto, con menos bajas ciudadanas que lamentar.

Participamos en la aprobación de la Ley de Austeridad Republicana, que responde a un reclamo social milenario, y que por primera vez en la historia de nuestro país el gobierno federal favorece más las necesidades del pueblo que la comodidad de sus autoridades. No se trata de una moda populista para ganar simpatía de la gente, era una urgente necesidad, ante el saqueo permanente de las arcas y la rampante corrupción que invadía toda la estructura del gobierno federal, y que ahora algunos gobiernos locales han comenzado a imitar.

No hablaremos en nuestro informe de la austeridad del Ejecutivo sino de la parte que nos corresponde en el Senado, el recorte a los salarios hasta por un 40 por ciento; la eliminación de privilegios como el vehículo que antes se regalaba a los senadores por el solo hecho de haber ganado la elección, el pago de celular y viáticos onerosos; y la supresión de partidas secretas para fines electorales. 

Lo expresamos al principio de esta reflexión. No hablamos de austeridad para justificar la ausencia de trabajo, sino al contrario, como la oportunidad de demostrar que es posible suplir ese recurso económico con trabajo, con más iniciativas, con más gestión, con una incansable tarea legislativa, en todo el sentido de la palabra.

Aprobamos el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, que reemplaza al de Libre Comercio, y que coloca a nuestro país como una región de alta competitividad, y que rompe con las paranoias de los opositores de la administración de López Obrador, que juraban y perjuraban que éste sería otra Venezuela, y que abandonaríamos la relación con el vecino país del norte, pero todo lo contrario, hay certidumbre en ello y ganas de seguir avanzando en ese terreno.

En temas de gestión y enlace legislativo  avanzamos mucho en este primer año. De entrada cumplimos con nuestro compromiso de ser un senador cercano a la gente, fuera del discurso y de la promesa vana; instalamos seis casas de enlace en Ciudad Juárez, Chihuahua, Cuauhtémoc, Delicias, Parral y Nuevo Casas Grandes, con lo cual se incrementa el número de gestiones, de iniciativas ciudadanas, pero también de apoyo a la gente, a través de asesorías legales y de otro tipo, se apoya a los chihuahuenses a través de estas oficinas, que están activas y al servicio de todos. 

Iniciamos con la Cruzada por Chihuahua, donde estamos haciendo un recorrido por todo el estado, promoviendo reuniones con diversos grupos sociales, para escuchar de primera mano sus necesidades e inquietudes.

En los meses de mayo, junio y julio visitamos 32 municipios, donde recabamos una serie de propuestas para desarrollo del campo, para la creación de obra pública urgente, canalizamos muchísima gestión social, servimos de enlace para que otros servidores públicos escucharan las necesidades de los ciudadanos de municipios como Guerrero, Madera, Temósachi, Cusihuiriachi, Bachíniva, Namiquipa, Zaragoza,  Valle del Rosario, El Tule, Valle de Allende, Coronado, Camargo, Jiménez, Aldama, Ojinaga, Ahumada y Ascensión, entre muchos otros. 

En poco tiempo habremos de darle toda la vuela al estado grande, y estaremos dispuestos a iniciar de nuevo, es mucha la necesidad de la gente en la Sierra, abundan las obras inconclusas por todo el estado, las promesas incumplidas en zonas conurbadas, que requieren del empuje, para que salgan avante.

Esta es solo una muestra de lo que estaremos platicando hoy en el primer informe de labores, el cual será revestido por un franco agradecimiento a la gente, a los que votaron y los que no votaron por un servidor, pues hacen posible que tengamos ese contacto con ellos, que podamos servir de enlace con el poder público y que seamos instrumento de una obra que comienza con la voluntad del pueblo y termina con el pueblo.

 

Sugerencias y comentarios favor de hacérmelos llegar a mi correo:

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.