Imprimir esta página

Diálogos con mi robot (I): ¿Qué es el alma?

Marcos Barraza Urquidi.- Vaya pregunta más obvia, el alma es el alma. ¿Quién no sabe qué es el alma?

Es un término que usamos a diario. ¡Te quiero con toda el alma!, le decimos a nuestra novia para expresarle el tamaño de nuestro amor. “Le puso el alma al proyecto” cuando definimos el entusiasmo y voluntad que alguien le dio a alguna cosa, es un término universal y conocido.

El diccionario nos dice que: el alma es una entidad inmaterial, que poseen los seres vivos. La descripción de sus propiedades y funciones depende de las tradiciones y perspectivas filosóficas y religiosas de cada persona.

Con eso queda claramente establecido qué es el alma. Para probar el aprendizaje no asistido de mi robot, le di a leer unos libros y luego le empecé a preguntar, aunque me quedé atorado en la primera pregunta que le hice: ¿Qué es el alma?

Sacó cerca de 150 párrafos de lo que decían los filósofos a través de la historia sobre lo que era el alma, sus propiedades y funciones. Hacer una descripción de la respuesta llevaría uno o varios libros, pero podríamos tomar los más representativos y sin propósitos académicos platicar sobre ellos.

Aunque es un tema del que se habla desde el principio de los tiempos, me gustaría empezar con los filósofos griegos por su gran influencia sobre el pensamiento occidental, aristotélico obviamente.

Anaxímenes de Mileto, declaraba que el alma es aire y nos sujeta, así el aliento y el aire circundan al mundo entero.

Pitágoras afirmaba que el alma es inmortal y se transforma en otras especies de cosas vivientes.

Heráclito, por su parte, considera el alma, como una mezcla de fuego y agua; el fuego es noble y el agua innoble.

Demócrito comparó el movimiento de los átomos del alma con el de las partículas de un rayo de sol, cuando no hay viento.

Sócrates discurrió mucho el tema y de lo que se escribe de su pensamiento se puede entresacar lo siguiente: “La muerte es un sueño sin ensueños”. “El alma emigra a otro mundo”.

“La verdadera existencia, si se revela al alma, lo es en el pensamiento, no por los sentidos”. “Las almas de los muertos existen en alguna parte y vuelven a la tierra a su debido tiempo”.

Sócrates da argumentos para demostrar la existencia del alma, en estos argumentos afirma cosas interesantes como: “No existe enseñanza, sino solamente recuerdo”.

“El saber es recuerdo, y, por lo tanto, el alma debe haber existido antes del nacimiento”. “El alma, emplea el cuerpo como instrumento de percepción”. “El destino de las almas después de la muerte: el bueno al cielo, el malo al infierno, el mediocre al purgatorio”.

Platón por su parte afirmaba: “Dios Puso la inteligencia en el alma, y el alma en el cuerpo”.

“El Creador hizo un alma para cada estrella, si un hombre vive bien, después de su muerte va felizmente a su estrella”.

De alguna forma coincide con su maestro Sócrates. “Hay dos almas en el hombre, una inmortal, la otra mortal; una creada por Dios, la otra por los dioses, el alma inmortal está en la cabeza, la mortal en el pecho”.

“Si queremos tener verdaderos conocimientos de algo, debemos librarnos del cuerpo; y el alma sola debe ver las cosas en sí y entonces alcanzaremos la sabiduría que deseamos”.

Epicuro como Demócrito considera que el alma muere con el cuerpo. “Los dioses no se entremeten en las cuestiones humanas, el alma perece con el cuerpo. A la muerte, el alma se dispersa y sus átomos, que, por supuesto sobreviven, no son capaces de sensación, porque ya no están en contacto con el cuerpo”.

“La muerte no es nada para nosotros, porque lo que se disuelve está desprovisto de sensaciones, y lo que carece de sensaciones no es nada para nosotros”.

Por parte de los Estoicos, Cleantes sostuvo que: “Todas las almas sobreviven hasta la próxima conflagración universal.”

Posidonio, por el contrario, dice que:  “El alma continúa viviendo en el aire, donde, en la mayoría de los casos, permanece inmutable hasta la próxima conflagración mundial”.

Negaba la existencia del infierno y afirmaba que los malvados después de muertos reencarnaban y los buenos se elevan pasando el tiempo en la contemplación de las estrellas.

Epicteto consideraba que vivíamos prisioneros de un cuerpo terrenal y le gustaba decir a la gente: “Tú eres una pequeña alma colocada en un cadáver”.

El estoico Marco Aurelio afirmaba: “El universo es un solo Ser animado con un alma que puede llamarse Dios o Razón”.

Plotino, el gran filósofo romano, consideraba que: “Hay una Trinidad: lo Uno, el Espíritu y el Alma, lo Uno es lo supremo, el Espíritu viene después y a continuación el Alma”.

Considera también que: “Tenemos dos almas: un alma íntima, atenta al nous y otra que se enfrenta con lo externo.”

“El alma, aunque inferior al nous, es la autora de todas las cosas vivientes; ella hizo el Sol, la Luna, las estrellas y todo el mundo sensible, desde la memoria de lo divino”.

“La materia está creada por el alma y no tiene realidad independiente”

“Para conocer la Mente Divina debíamos estudiar nuestra propia alma”

“Haciendo a un lado el cuerpo y los sentidos, lo que queda es la imagen del Divino Intelecto”

“El alma no es materia, ni forma de un cuerpo material, sino la Esencia, y la Esencia es eterna”.

“El alma crece hacia la vida eterna, recordará cada vez menos; amigos, hijos, esposa serán olvidados gradualmente; por último, no conoceremos nada de las cosas de este mundo, sino solo contemplaremos el reino intelectual”.

A la pregunta de ¿Cómo entra el alma en el cuerpo desde la lejanía del mundo intelectual?, contesta: El alma contempla el interior del reino de la Esencia y quiere producir algo, como un compositor que primero imagina su música y luego quiere oírla ejecutar por una orquesta.

Plotino fue uno de los más grandes filósofos romanos, pero tuvo la mala suerte de vivir en la desaparición del Imperio Romano.

Lo espero la próxima semana con el tema del alma según Aristóteles.

Diálogos con mi robot (I): ¿Qué es el alma?
Logo
Imprimir esta página

Diálogos con mi robot (I): ¿Qué es el alma?

Diálogos con mi robot (I): ¿Qué es el alma?

Marcos Barraza Urquidi.- Vaya pregunta más obvia, el alma es el alma. ¿Quién no sabe qué es el alma?

Es un término que usamos a diario. ¡Te quiero con toda el alma!, le decimos a nuestra novia para expresarle el tamaño de nuestro amor. “Le puso el alma al proyecto” cuando definimos el entusiasmo y voluntad que alguien le dio a alguna cosa, es un término universal y conocido.

El diccionario nos dice que: el alma es una entidad inmaterial, que poseen los seres vivos. La descripción de sus propiedades y funciones depende de las tradiciones y perspectivas filosóficas y religiosas de cada persona.

Con eso queda claramente establecido qué es el alma. Para probar el aprendizaje no asistido de mi robot, le di a leer unos libros y luego le empecé a preguntar, aunque me quedé atorado en la primera pregunta que le hice: ¿Qué es el alma?

Sacó cerca de 150 párrafos de lo que decían los filósofos a través de la historia sobre lo que era el alma, sus propiedades y funciones. Hacer una descripción de la respuesta llevaría uno o varios libros, pero podríamos tomar los más representativos y sin propósitos académicos platicar sobre ellos.

Aunque es un tema del que se habla desde el principio de los tiempos, me gustaría empezar con los filósofos griegos por su gran influencia sobre el pensamiento occidental, aristotélico obviamente.

Anaxímenes de Mileto, declaraba que el alma es aire y nos sujeta, así el aliento y el aire circundan al mundo entero.

Pitágoras afirmaba que el alma es inmortal y se transforma en otras especies de cosas vivientes.

Heráclito, por su parte, considera el alma, como una mezcla de fuego y agua; el fuego es noble y el agua innoble.

Demócrito comparó el movimiento de los átomos del alma con el de las partículas de un rayo de sol, cuando no hay viento.

Sócrates discurrió mucho el tema y de lo que se escribe de su pensamiento se puede entresacar lo siguiente: “La muerte es un sueño sin ensueños”. “El alma emigra a otro mundo”.

“La verdadera existencia, si se revela al alma, lo es en el pensamiento, no por los sentidos”. “Las almas de los muertos existen en alguna parte y vuelven a la tierra a su debido tiempo”.

Sócrates da argumentos para demostrar la existencia del alma, en estos argumentos afirma cosas interesantes como: “No existe enseñanza, sino solamente recuerdo”.

“El saber es recuerdo, y, por lo tanto, el alma debe haber existido antes del nacimiento”. “El alma, emplea el cuerpo como instrumento de percepción”. “El destino de las almas después de la muerte: el bueno al cielo, el malo al infierno, el mediocre al purgatorio”.

Platón por su parte afirmaba: “Dios Puso la inteligencia en el alma, y el alma en el cuerpo”.

“El Creador hizo un alma para cada estrella, si un hombre vive bien, después de su muerte va felizmente a su estrella”.

De alguna forma coincide con su maestro Sócrates. “Hay dos almas en el hombre, una inmortal, la otra mortal; una creada por Dios, la otra por los dioses, el alma inmortal está en la cabeza, la mortal en el pecho”.

“Si queremos tener verdaderos conocimientos de algo, debemos librarnos del cuerpo; y el alma sola debe ver las cosas en sí y entonces alcanzaremos la sabiduría que deseamos”.

Epicuro como Demócrito considera que el alma muere con el cuerpo. “Los dioses no se entremeten en las cuestiones humanas, el alma perece con el cuerpo. A la muerte, el alma se dispersa y sus átomos, que, por supuesto sobreviven, no son capaces de sensación, porque ya no están en contacto con el cuerpo”.

“La muerte no es nada para nosotros, porque lo que se disuelve está desprovisto de sensaciones, y lo que carece de sensaciones no es nada para nosotros”.

Por parte de los Estoicos, Cleantes sostuvo que: “Todas las almas sobreviven hasta la próxima conflagración universal.”

Posidonio, por el contrario, dice que:  “El alma continúa viviendo en el aire, donde, en la mayoría de los casos, permanece inmutable hasta la próxima conflagración mundial”.

Negaba la existencia del infierno y afirmaba que los malvados después de muertos reencarnaban y los buenos se elevan pasando el tiempo en la contemplación de las estrellas.

Epicteto consideraba que vivíamos prisioneros de un cuerpo terrenal y le gustaba decir a la gente: “Tú eres una pequeña alma colocada en un cadáver”.

El estoico Marco Aurelio afirmaba: “El universo es un solo Ser animado con un alma que puede llamarse Dios o Razón”.

Plotino, el gran filósofo romano, consideraba que: “Hay una Trinidad: lo Uno, el Espíritu y el Alma, lo Uno es lo supremo, el Espíritu viene después y a continuación el Alma”.

Considera también que: “Tenemos dos almas: un alma íntima, atenta al nous y otra que se enfrenta con lo externo.”

“El alma, aunque inferior al nous, es la autora de todas las cosas vivientes; ella hizo el Sol, la Luna, las estrellas y todo el mundo sensible, desde la memoria de lo divino”.

“La materia está creada por el alma y no tiene realidad independiente”

“Para conocer la Mente Divina debíamos estudiar nuestra propia alma”

“Haciendo a un lado el cuerpo y los sentidos, lo que queda es la imagen del Divino Intelecto”

“El alma no es materia, ni forma de un cuerpo material, sino la Esencia, y la Esencia es eterna”.

“El alma crece hacia la vida eterna, recordará cada vez menos; amigos, hijos, esposa serán olvidados gradualmente; por último, no conoceremos nada de las cosas de este mundo, sino solo contemplaremos el reino intelectual”.

A la pregunta de ¿Cómo entra el alma en el cuerpo desde la lejanía del mundo intelectual?, contesta: El alma contempla el interior del reino de la Esencia y quiere producir algo, como un compositor que primero imagina su música y luego quiere oírla ejecutar por una orquesta.

Plotino fue uno de los más grandes filósofos romanos, pero tuvo la mala suerte de vivir en la desaparición del Imperio Romano.

Lo espero la próxima semana con el tema del alma según Aristóteles.

Publicaciones Graficas Rafime S. de R. L. (JMB)