SE DEBE REFORZAR EL IMIP

Abelardo Valenzuela.-Ciudad Juárez le hacen falta alcaldes como Francisco Villarreal Torres, quien antepuso el interés común por encima de los intereses de unos cuantos. Tan solo en el rubro del desarrollo urbano, nuestra ciudad está hecha un caos en su crecimiento desproporcionado sin un desarrollo integral. 

Siempre he manifestado públicamente, sin ánimo partidista, que nuestra ciudad dio un giro en muchos aspectos para bien, durante la administración de Francisco Villarreal Torres, uno de los mejores presidentes municipales que ha dado Juárez, un hombre de gran visión, honesto, sencillo, inteligente, apasionado del orden en todos los sentidos. 

Es lamentable que el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP), esté pasando por una de sus peores crisis desde que fue creado, esto obedece a la falta de voluntad política para recuperar su prestigio y esencia, por el bien de nuestra comunidad. Ha sido asaltado por intereses ajenos a su origen. 

Si hacemos un análisis en retrospectiva, nos damos cuenta que a principios del 2004 fue cuando se empezó a deteriorar el funcionamiento de dicho órgano planificador. Los juarenses no podemos olvidar el desorden y la anarquía urbana de la que fue objeto nuestra ciudad, antes de que llegara el IMIP, y cómo volvió a desvirtuarse en los últimos años. 

El crecimiento de nuestra ciudad solo obedecía a intereses de algunos terratenientes que financiaban las campañas para favorecerse políticamente y posteriormente, operar con todo descaro desde el gobierno a favor de sus predios, ocasionando con ello un crecimiento desordenado y sin la planificación debida. 

Todo esto trajo como consecuencia la dispersión urbana, social y cultural que hasta hoy padecemos los juarenses, misma que nos tiene en desventaja frente a otras ciudades del estado, del país y ni qué decir de las norteamericanas; es decir, les falta visión y ganas de trascender a nuestros gobernantes. 

Hay que puntualizar que los datos gubernamentales son reveladores y no se puede explicar cómo siguen deteriorando a Juárez ya que mientras hay más de 4 mil casas en el extremo suroriente, fuera de la mancha urbana, en la ciudad existen alrededor de 10 mil hectáreas de terrenos baldíos. Todo esto genera más dispersión urbana y no se densifica la ciudad. 

Aunado a la gran problemática que le genera a nuestra comunidad, todos los polos de crecimiento desproporcionados y con las más de 4 mil casas construidas fuera del cinturón de contención de la ciudad, las que por cierto carecen de servicios elementales ya que la mayoría están abandonadas, las autoridades no tienen comprensión y siguen desdibujando el desarrollo urbano atendiendo solo intereses de unos cuantos. 

Por último hay que puntualizar que pareciera ser que nuestra ciudad va contra la corriente del desarrollo integral sustentable, basta con ver zonas habitacionales como Riveras del Bravo, El Barreal, Parajes del Sur, el Mezquital y otros tantos desarrollos para darnos cuenta del grave problema que tenemos en materia urbana. 

Atrás deben quedar los intereses políticos en esta materia, todos debemos trabajar para reforzar el IMIP, ciudadanizarlo, reforzando y ampliando sus facultades. Debemos pensar en nuestras futuras generaciones por el bien de todos, Juárez no puede ni debe seguir a merced de unos cuantos. Esto hay que puntualizarlo.