UN SUEÑO MARAVILLOSO LLAMADO… CHIHUAHUA

Raúl Ruiz.- Anoche dormí plácidamente. Hacía como cinco años que no dormía siete horas seguidas. Era ya una constante dormir solamente tres o cuatro horas, a la que me acostumbré sin remedio. 

Me había hecho a la idea de que en mi “otra vida” pude haber sido velador. Pero no, ya un “especialista” en viajes astrales y esas brujerías de la regresión, me dijo que no, que yo había sido un monarca, muy responsable y preocupón. De ahí que me brote la mamonería sin mayor esfuerzo. 

Pienso más bien que me abrazó tan cariñosamente Morfeo, porque al escuchar los ofrecimientos que hacen los candidatos a gobernador, alcaldía y diputados, llegué a la conclusión de que viviremos a partir de octubre próximo en una entidad maravillosa. 

Libres de violencia, crimen, corrupción, con empleos suficientes, bien pagados. Cubierto por completo el problema de salud, las pensiones rebosantes. Los niños protegidos. Nuestras jovencitas a salvo. Los que robaron, en la cárcel; las calles todas pavimentadas, sin problemas de basura, los diques desazolvados. ¡Caray, qué maravilloso Chihuahua! 

Aún no cerraba bien los ojos y ya suspiraba por el prodigioso entorno al que me han sustraído los candidatos. Hasta un sabroso taco de carne asada imaginaba con el delicioso pico de gallo que prometió hacer para todos los juarenses el candidato, Juan PES Domínguez. 

Me vi viajando en el increíble y confortable tren ligero, ese que nos ofreció el candidato del PRI a la gubernatura, Enrique Serrano Escobar, mejor que el que circula en Deen Hag. 

Y luego, me bajaba y hacía conexión con el tranvía que habría conseguido la candidata del PRD a la alcaldía, Lluvia Luna. Luego de un paseo fascinante en ese tranvía, hacer parada en algún parquecito de la colonia Horrorizontes del Sur y conectarme de inmediato a la red internet que nos regaló el candidato de Morena para cubrir todos los parques y jardines de Ciudad Juárez, disfrutar gratis de una película de Netflix. 

Era casi el amanecer y dormía tan plácidamente que no quería despertar, porque en mi ensoñación, veía la sonrisa de mi hija, la chiquita, que saca 8.4 de promedio, ambos sonreíamos porque finalmente conseguiría la beca completa para que este cachetón se liberara del pago de colegiatura en la UACJ, pues por orden gubernamental, todo aquel alumno que tenga un ocho, será libre de cuota. 

Luego me di la vuelta cómodamente para seguir en mi feliz sueño, porque además los viejurritos de más de 60 años tendremos empleo y mejores condiciones de vida. 

Porque en efecto, solo con votar el 5 de junio de inmediato se nos cumplirán estos sueños. 

Ya lo dijo Corral… “¿Que no estás cansado de trabajar tanto y ganar lo mismo? Solo con tu voto tendrás un aumento de salario. Escuelas nuevas, apoyo en dinero a los jóvenes y madres solteras”. 

Pero como se trata de una contienda electoral, eso nos conviene a todos. Porque Cruz Pérez Cuéllar, el candidato naranja a la gubernatura, mató el gallo diciendo: “Si llego, habrá salarios de 250 pesos diarios”. ¡No pos ya con eso! 

Y qué decir de las jovencitas que no agarren marido: podrán divertirse y embarazarse sin temores, pasar de la pubertad aburrida al admirable y fantástico mundo de la sexualidad y de paso, conseguir candidatura para el 2018 con la poderosa divisa de ser madres solteras. 

¡Ahhh, qué felicidad! Hermosa, formidable y maravillosa vida, diría doña Vicky Caraveo. 

Por eso amanecí radiante. 

¡Gracias Dios mío por esta arrebatadora transformación. Tanta falta que nos hacía!