Deshuesando el tema ecológico

Raúl Ruiz.- Ya investigué el caso de las máquinas obsoletas para verificación vehicular. En efecto, son obsoletas.

No de hoy. Desde 2014 la SEMARNAT emitió nueva normatividad para medir los índices de contaminación vehicular. Y de ahí, año tras año ha ido generando obligaciones al punto en el que este año se vence el plazo para estar a plomo.

Ahí les va por si quieren consultar.

NOM-047-SEMARNAT-2014.

NOM-041-SEMARNAT-2015

NOM-045-SEMARNAT-2017

NOM-050-SEMARNAT-2018

Desde ese año, SEMARNAT, conminó a los centros de verificación a comprar máquinas actualizadas. El problema es que la norma es tan exigente que las nuevas máquinas son caras. Andan arriba del millón de pesos.

Al entrevistar a varios concesionarios coinciden en:

1. Que sí. Las máquinas son obsoletas.

2. El costo original supera el millón de pesos por máquina.

3. Por gestión de la directora de Ecología, se consiguieron piezas nuevas en 190 mil. Y a plazos.

Luego entrevisté a la mismísima directora de Ecología, doctora Margarita Peña y me amplió el tema. A ver qué les parece:

Ya no habrá engomado. Ahora cada vehículo tendrá un chip con los datos actualizados anualmente. Las máquinas obsoletas no tienen esta tecnología.

Esto terminará con el negocio chueco de los concesionarios que venden el engomado sin hacer las mediciones correctamente.

Hay otros cambios, que por su exigencia van a tener que acreditarse con más tiempo. Pero esa… Como diría la nana Goya… Es otra historia.