Amazonia se aleja de su nombre de dominio

Miao Peiyuan.- Brasil celebró el jueves 5 de septiembre el Día de la Amazonia, una fecha que este año ha despertado una gran atención internacional debido a los incendios en la región.

La fecha llega además en un momento en que los países amazónicos están a punto de perder la batalla legal por su nombre de dominio “.amazon” después de 7 años de propuestas y contrapropuestas.

Larga batalla legal

La disputa se abrió en 2012, cuando la empresa estadounidense Amazon solicitó ante la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN, siglas en inglés) el dominio de nivel genérico (gTLD, siglas en inglés) “.amazon”.

Esta solicitud se enfrentó a las protestas de los países amazónicos (Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela).

Inicialmente, con la intervención del Comité Asesor Gubernamental (GAC, siglas en inglés), un órgano consultivo, la ICANN determinó que no procedía la asignación a la empresa del dominio “.amazon”.  Sin embargo, tras este rechazo, la firma buscó la revisión de un panel independiente.

Tres años después, en julio de 2017, el panel recomendó reabrir el proceso de registro, y en octubre de 2018, la ICANN así lo hizo.

A pesar de la oposición de los países amazónicos, el pasado mayo la ICANN declaró aceptables las propuestas del gigante de ventas electrónicas y resolvió “continuar procesando las solicitudes de .amazon” según las políticas y procedimientos vigentes, “incluyendo la publicación de los Compromisos de Interés Público, propuestos por la corporación Amazon, para un periodo de comentarios públicos de 30 días”.

Estos compromisos son la no inclusión en la dirección de internet de palabras con “un significado primario y bien reconocido de la cultura y el patrimonio de la región amazónica”.

En agosto de este año, el Comité del Mecanismo de Responsabilidad de la ICANN rechazó la solicitud de revisión presentada en junio por el Gobierno colombiano. En octubre, debería anunciar la resolución final sobre esa revisión.

“Creo que la ICANN mantendrá la decisión de mayo. Desde el proceso de solicitud de la ICANN, actualmente no hay forma de detener la solicitud”, señaló Yu Hong, directora del Instituto de Comunicación de la Universidad de Zhejiang, en China.

Principal discrepancia

El alcance de la gestión del dominio es el núcleo de la disputa. Ninguna parte está satisfecha con las concesiones de la otra.

Por los intereses territoriales, los Estados miembros de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) creen que ellos tienen derecho a participar en la gestión del dominio.  La idea de los países era llegar a una “gobernanza conjunta”.

De esta manera, “todos los nombres de segundo nivel acoplados al dominio de primer nivel ‘.amazon’ serían legitimados por las dos partes en su conjunto”, explicó el director ejecutivo de la OTCA, el brasileño Carlos Alfredo Lazary Teixeira.

Amazon vería los nombres que le interesaran dentro de su plan de negocios y los países amazónicos cuidarían de cosas específicas, como nombres de ríos, nombres de tribus indígenas, todo lo que sería patrimonio cultural y geográfico, detalló, y añadió “al comienzo la empresa no presentó una negativa, pero evolucionó hacia una posición inflexible”.

La empresa estadounidense acordó no utilizar palabras con significado de la cultura y el patrimonio de la región amazónica como dominio de segundo nivel. Sin embargo, pidió a los países usar la combinación de la abreviatura del nombre de país y “.amazon”, por ejemplo, “.br.amazon”.

La empresa estaba dispuesta a proporcionar nueve nombres de dominio para ocho Estados miembros y la OTCA.

Conflicto entre cultura y capital

“Este caso es el conflicto entre una empresa y las naciones. La decisión de la ICANN es una avenencia con lógica comercial. Pero claramente, las empresas comerciales saben más sobre las normas y reglamentos de la ICANN”, señaló Yu.

Los presidentes andinos (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) manifestaron en junio en una declaración que la decisión era “un grave precedente al priorizar los intereses comerciales privados por encima de las consideraciones de política pública de los Estados, como son los derechos de los pueblos indígenas y la preservación de la Amazonia en favor de la humanidad y contra el calentamiento global”.

Para que los países amazónicos cedieran, durante la negociación el año pasado Amazon ofreció “kindles” (libros electrónicos) por valor de cinco millones de dólares.

“Hubiera sido volver a la época del descubrimiento de América, intercambiar espejitos”, dijo Teixeira.

Más en esta categoría: « En la Hoguera La ciencia del amor »