Un seis de cuentos

Jesús Mil Veces.- 1- Las mujeres de hoy -de ahora, no de HOY- quieren olvidar el bello detalle de usar falda. El pantalón se les hace más adecuado, aun en eventos especiales. Vea usted una plana de publicidad de una constructora. Permasa, para precisar: Allí hay un grupo de once personas; siete caballeros y cuatro damas… con pantalón.

¿Qué? ¿Son ingenieras o albañilas? 

2- Jorge Luis Borges nació en 1899. No lo creí tan antiguo, aunque no tanto como Alfonso Reyes, que es de 1889.

Este es un pensamiento de Reyes: “El arte de la expresión no me parece como oficio retórico, independiente de la conducta, sino como un medio para realizar plenamente el sentido humano.

Y este es otro de Borges: “La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica”. O sea: la belleza es hermosa. ¡Qué profundidad de reflexión, ¿verdad?!

3- Un pintor español dijo “todos decimos tonterías, pero los filósofos las dicen en serio”.

La verdad es que Borges es un escritor de expresiones inéditas. Son muy suyas. Argentino tendría que ser.

4- El templo de Guadalupe, el primero que se levantó en este punto geográfico donde ahora hay dos ciudades: Juárez y El Paso, tiene una importancia internacional que no la han aprovechado los historiadores. El Club de Prensa le debe, lector, una gráfica donde ese templo se figure como piedra angular que está bajando encadenada, como son las ceremonias masónicas. Metafóricamente hablando, sería “piedra angular que sembró el Gran Arquitecto del Universo”.

5- Ya está trabajando en esa figura Alex, nuestro diseñador de ATM.

6- Un chiste favorito de don Amado Flores, periodista de la muy vieja guardia, era aquel donde un fanfarrón entra a una cantina diciéndose haber nacido en la tierra donde nació Pancho Villa. Uno a uno de los parroquianos les fue presumiendo. Y llegó al final de la barra donde un chaparrito serio tomaba de su tarro de cerveza. -¡Yo soy de la tierra donde nació Pancho Villa!- Le espetó en la cara.- Y usted, amigo ¿de dónde es?

- Yo nomás soy de la tierra donde lo mataron- repuso el chaparrín.

El fanfarrón dijo -Con permiso.- Y se salió de la cantina.

Lo chistoso es que eso le pudo pasar a don Amado; él sí era de esa tierra duranguense donde nació el Centauro.