Los otros jóvenes políticos

Aída María Holguín Baeza.- Con el transcurso de los años, y gracias a la vergonzante praxis de un gran número de políticos que han llegado al poder, el término “política” se ha ido devaluando considerablemente. Esto, a su vez, ha ocasionado que las nuevas generaciones rechacen o desconfíen de cualquier situación que involucre dicho término.

A pesar de eso, afortunadamente todavía existen jóvenes preocupados y ocupados por la política en el entendido de que no solo se trata del nombre que recibe la actividad que desarrollan quienes gobiernan o aspiran a gobernar, sino de que se trata de una serie de acciones en las que todos los ciudadanos debemos participar activamente.

Fue el pasado sábado cuando, durante una de las sesiones ordinarias de la Asociación de Editorialistas de Chihuahua, tuve la oportunidad de corroborar que hay muchos jóvenes que, sin pertenecer a algún partido político, se están involucrando en los asuntos políticos con el fin de incidir en las decisiones que toman los políticos en el poder. Se trata pues, de otros jóvenes políticos que están dispuestos a contribuir a mejorar la sociedad y su entorno.

Ese sábado, escuchando atentamente a la joven chihuahuense Kathya González explicar en qué consiste la Red Mundial de Jóvenes Políticos, fue gratificante saber que miles de jóvenes alrededor del mundo están trabajando comprometidamente para buscar que su voz sea escuchada y se materialice en acciones a favor de la sociedad.

Sin bien es cierto que el reto de los jóvenes para reivindicar el ‘deber ser’ de la política es sumamente complicado, también es cierto que no es algo imposible de lograr. Solo es cuestión de tener la firme voluntad y persistencia para hacer realidad el “sueño guajiro” de volver a formar políticos de verdad y, en consecuencia, hacer política real y efectiva desde las todas las trincheras.

En definitiva, componer, recomponer o mejorar lo que como sociedad (particularmente la de edad adulta) hemos descompuesto o empeorado (consiente, inconscientemente o por omisión) en materia de política a lo largo del tiempo no es cosa sencilla. No obstante, la tarea será menos complicada si los jóvenes asumen el compromiso de ejercer responsable y solidariamente sus derechos civiles y políticos.

Finalizo en esta ocasión, citando lo dicho alguna vez por el filósofo, catedrático y ensayista español José Luis López Aranguren: “El papel político-social de la juventud para el perfeccionamiento de la comunidad es esencial porque la juventud es, precisamente, la edad del inconformismo, de la exigencia de perfección, del hambre y de la sed de justicia”.

laecita.wordpress.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.