Así nació el ‘Far West’

Marcos Aldana Aguirre.- La Villa de Guadalupe del Paso de Norte fue fundada el 8 de diciembre de 1659 por Fray García de San Francisco. El templo que está en las calles Vicente Guerrero y Carranza es la Piedra Angular de Ciudad Juárez y El Paso.

La estatua del fundador que está afuera del templo la esculpió don Guadalupe Díaz Nieto. El actual Obispo se llama Don Guadalupe.

El Tratado de Paz que puso fin a la Guerra, tomó como punto de referencia El Paso del Norte para tender una línea fronteriza hasta el Pacífico, y al sureste el curso de la corriente del río hasta el Golfo. Ese Tratado se llama “de Guadalupe”, porque se firmó en la Villa que va a la Basílica.

Hay un poblado en el valle que se llama Guadalupe por ese tratado. A él llegaron aquellos mexicanos que no querían perder su nacionalidad.   

Los paseños pueden decir con la autoridad que dan la Geografía y la Historia, que El Paso es el papá de Far West (The Old West Daddy). Por esa realidad que el destino nos dejó, paseños son tanto juarenses como los de El Paso, Texas.

Copio texto de Diccionario Geográfico y Biográfico de Francisco R. Almada: “Juan de Oñate fue comisionado por el Virrey “para emprender la conquista de tierras de Nuevo México, nombrándolo Adelantado el 30 de abril de 1598 en la margen izquierda del Río Bravo del Norte, tomó posesión de esos terrenos en nombre de la Corona Española, en el punto en donde hoy se levanta Ciudad Juárez”.

Aunque Oñate ya había dejado un campamento de españoles en estas tierras, no fue sino hasta 1659 cuando formalmente fue fundada la Villa que empezó a llamarse De Guadalupe.

Como primer núcleo poblacional al noroeste de México, la Villa Paso del Norte fue el lugar donde concurrían la compra-venta de ganado y comestibles. Entonces las campanas de ese templo se oían a kilómetros a la redonda. Por eso de allí se fueron extendiendo los grupos, unas veces conviviendo con los indígenas, otras soportando sus ataques.

Cuando obsequié algunas copias de la Virgen de Guadalupe, con su primer templo en la región y con la estrella en la montaña Franklin, algunos paisanos se interesaron en adquirirlas y me encargaron unos engomados que, casualmente, estarán en una tienda de Cielo Vista.

Alex, de ATM, el joven encargado de trabajar el engomado, es nativo del poblado de Guadalupe. A él le gustó un bosquejo a lápiz que le envié de la Virgen para colocarlo entre el templo y la Montaña Franklin.

Por una coincidencia milagrosa la persona que recibiría esos engomados como regalo de boda porque se casará con una juarense que tiene todo el tipo de chihuahuita, había sido comisionado para ir a Albuquerque y por eso no estuvo en Walmart el día que el asesino hizo la matanza. Él es estadounidense de abolengo, pero tiene un rostro de mexicano de acá de este lado.