La legalización del asesinato

Marcos Barraza Urquidi.- Como se ha hecho en otros países, el lobby gay, mediante cañonazos de dólares, dobla a las vacas sagradas e impone el aborto en México.

Lo hace mediante una aberración jurídica, pero como ellos son la ley y tienen un Ejecutivo y Legislativo en la misma ideología y con el mismo patrón, ¿quién se los va a impedir?

Vamos por partes. “Derecho al aborto por violación, sin necesidad de demostrarlo”. Vamos a poner tres escenarios para describir lo que puede pasar y lo que se dice que pasó.

Posición feminazi: “Los hombres son violadores por naturaleza”. Posición machista: “Las mujeres son prostitutas por naturaleza”. Posición intermedia: “Tanto mujer como hombre disfrutan el sexo, dentro de estos extremos, caen todas las posibilidades de embarazo de una mujer que exige el aborto”.

La reflexión es: el embarazo puede ser responsabilidad tanto del hombre como de la mujer o de ambos, difícil deslindar responsabilidades cuando ni siquiera se hará un juicio, el acusado dictará la sentencia absolutoria y la sociedad pagará la culpa, pero lo más grave es que el único 100% inocente pagará con su vida, el crimen de otro. ¿Aberrante no?

¿Es un ser vivo o un manojo de células? Para mi real entender, quien mejor define la vida, y en ese camino se ha desarrollado la ciencia, es Erwin Schrödinger el padre de la física cuántica que en una frase define lo que es la vida como “Una danza maravillosa de energía, entropía e información”.

La información de cómo será la persona, física y emocionalmente se define en el momento mismo de la concepción, cuando una hélice de ADN del padre se une a una hélice de la madre para definir la doble hélice de esa persona, primera condición satisfecha.

Para que se inicie el metabolismo la madre otorga la chispa de la vida, esto es, los ATPs de energía que necesita la célula para iniciar el metabolismo, segunda condición satisfecha. En cuanto se inicia el metabolismo se inicia un proceso termodinámico que lleva en forma inherente la Entropía, tercera condición satisfecha.

Luego, en el momento de la concepción están todos los elementos constituyentes de la persona que inicia un proceso de desarrollo que solamente interrumpirá la muerte.

Pero hay algo todavía más grave, lo primero que se desarrolla es el sistema límbico, el que genera los sentimientos; es decir, a las pocas semanas, ese montón de células, como le llaman los abortistas, tiene sentimiento.

Y ¿cuál será el primer sentimiento? Pues lógicamente el amor a la madre que le está dando la vida y apoyando su desarrollo, por lo que resulta tremendo, que quien es objeto de su amor ordene su muerte.

No nos confundamos. La imposición del aborto es una triquiñuela perversa de la Suprema Corte, pagada por los esbirros de la ONU, hoy controlada por el lobby gay, que pasa por encima de las instituciones y sobre todo por encima de la sociedad para imponer su agenda.