Siete temas

Marcos Aldana Aguirre.- 1-  En física una implosión se produce por menor presión al centro contra mayor al exterior. Cuando optamos por conductas de “todo para acá, nada para allá” creamos una respuesta mayor de allá para acá que nos reduce por efecto de “implosión”, porque los demás siempre serán más que uno.

Eso pasa en países sobreproteccionistas como Venezuela, Estados Unidos y México.

En Inglaterra el Brexit termina. Los ingleses se ven tan europeos como todo europeo, y optan por equilibrar intereses “de allá para acá y de aquí para allá”.

Eso sucederá en Cataluña: tiene iguales derechos y deberes con el país como los tienen Alicante, Cádiz, Granada, Santander… las 50 provincias.

España se siente orgullosa de Cataluña y la necesita. No nos metemos en sus problemas, les deseamos lo mejor: dicho sea a nombre de nuestro himno, música de un catalán.

2- La escultura frente a Canaco en Ciudad Juárez titulada Evolución es genial explicación gráfica: las primeras manifestaciones de vida tuvieron los 2 sexos, se seccionaron en hembra y macho y de allí la humanidad, para ascender a ángel. Más o menos explica el científico español Gregorio Marañón.      

3- México y Canadá no ejercerán suficiente presión contra la política de Trump, y si China tampoco, tarde o temprano el resto del mundo lo hará entrar a las leyes del mercado internacional, o surgirá otra potencia.

Rusia sería esa nación. Estados Unidos no tiene… “lo que yo tengo de más”, como dijo Juanga a Lupita, inocente pobre amiga.

4- En la columna pasada publicamos foto de la mexicanita que a los 7 años cantó el himno nacional de EU al cierre del último juego de la Serie Mundial, honor que conceden a grandes cantantes. Y ganó Minnesota, su tierra. Ahora publicamos una foto de ella abrazada por su madre, Carmelita de Jáquez.

- Minnesota va punteando ¿Qué se hizo esa niña? De Parral se pregunta un lector de HOY (tenía que venir la pregunta de la capital del beis). Pues la pequeña ahora es una guapa cantante y compositora.

5- El temblor de California no presagia fin del mundo, ni de la hegemonía gringa. Tiembla porque la falla de San Andrés así es. Con terremoto y sin él, el fin de la hegemonía de Estados Unidos se acerca porque, según el astrólogo Efraím, Plutón está por ocupar el punto que tuvo aquel 4 de julio, cuando la vecina se independizó.

Plutón es la manecilla más lenta del sistema solar, por eso se encarga de dar inicio y fin a las hegemonías. Así fue que aquel Rey de España que se jactaba de que en su Imperio nunca se ponía el Sol, entró al ocaso. Así  Inglaterra, así Francia…

6- Juárez no falleció el 18, ni murió envenenado, como circuló una versión. Su estatua en varias partes ha sufrido agresión: le diremos dónde la quisieron lazar. Aquí, en el Monumento, su estatua tiene un balazo en la espalda. Información en la próxima columna.

7- Una vez un veterano de Vietnam que comandó una tropa me dijo que ordenó  “se echaran” a un soldado que abusó de un niño vietnamita. Me pareció fuera de sus facultades porque debió entregar al culpado para que se le juzgara, pero callé al recordar un relato de un trabajador de ferrocarriles en Ciudad Madero.

No hizo falta que le preguntara más: le confesaba al amigo, no al periodista. Prosiguió aquel veterano de origen mexicano: No sabes lo peligroso que es para la tropa que toleres un abuso de esos, no porque recargues odio contra tu patria, sino que indisciplina y eso, en días de combate, acaba con una tropa.

Aquel encargado de mover trenes de Tampico a Madero, donde llevaban la carga a barcos que regresarían a Europa, me explicó que conduciendo un convoy vio que alguien había caído en la vía y lo pasó sin intentar frenar.

Repuse: Lo ético es tratar de frenar. Si hubieras logrado detener, qué bueno; si no, no hay cargo de conciencia. Me sentí orgulloso de mi tesis humanista, como todo joven que se las da de intelectual. Pero mi ocasional amigo, recién egresado de leyes, por cierto, sin dejar de conducir la máquina, se burló:

- “Tas loco. Si alguien con carga o sin ella frena en este tramo hace un matadero de gente, pues los carros se levantan de los rieles y caen sobre las casas. ¡Olvídate si traen dinamita, como ahora!…”

Un abogado que fue agente de Ministerio en Cuauhtémoc, me explicaba que el que detiene a un asesino debe hacerlo sin decirle siquiera una palabrota, porque cualquier pretexto de maltrato sirve en su defensa. Y obrar con sangre fría, así vea a una mujer y a su pequeño hijito que yazcan destrozados y abrazados ¡Eso mueve a llorar y encoleriza, con ganas de golpear al detenido!

Al agente se le exige lo que diosito santo no le exigiría a uno de sus ángeles preferidos. Por eso ¡qué poco humanos somos cuando no pensamos que los agentes también son humanos!