Norberto Ronquillo: consternación, conmoción y luto nacional

Aída María Holguín Baeza.- No tuve el gusto de conocer personalmente a Norberto Ronquillo Hernández. Aun así, estoy (como muchas otras personas) indignada, consternada, conmocionada y enlutada por su ruin y cobarde asesinato.

Desde el momento en el que trascendió la noticia del secuestro de Norberto, el sentimiento de indignación comenzó a manifestarse y expandirse a través de las redes sociales, porque la situación no era para menos. Norberto, hijo, hermano, estudiante, chihuahuense, mexicano y ciudadano ejemplar, había sido privado de su libertad la noche del 4 de junio en la Ciudad de México.

#NosFaltaNorberto, comenzó a difundirse el pasado 6 de junio por distintos medios. Fue así como, a partir de ese día, el sentimiento de consternación y conmoción por el secuestro de Norberto se empezó a manifestar con gran fuerza a nivel nacional. Sobre todo, porque se supo que la familia de Norberto había entregado una importante cantidad de dinero a los secuestradores bajo la promesa de dejarlo en libertad, pero eso no sucedió.

Fue la madrugada del 10 de junio cuando, a través de su cuenta en Twitter, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México dio a conocer la devastadora noticia: “Esta madrugada, en #Xochimilco se localizó el cuerpo sin vida del estudiante de una universidad privada […]”.

Así, despersonalizando a Norberto, fue como la PGJ-CDMX informó sobre su asesinato y como, implícita y tristemente, lo convirtió (en el ámbito estadístico y en materia de indicadores) en “uno más”.

Sin embargo, la realidad es que, explícita y devastadoramente, Norberto es (en el ámbito de lo humano y en materia de humanismo) uno menos. Es por eso, porque nos va a seguir faltando Norberto, que México está consternado, conmocionado y enlutado.

Horas después de aquel “tuit”, la procuradora capitalina, Ernestina Godoy, aseguró que “no es un asunto donde hubo negligencia” por parte de la dependencia a su cargo. Ante tal declaración, es necesario aclarar que, negligencia o no negligencia en la activación y desarrollo del protocolo, el asunto es que el secuestro de Norberto no debió haber sucedido, ni su asesinato debió haber ocurrido.

(Datos imprescindibles: durante el primer trimestre del año, en la Ciudad de México el secuestro incrementó 550%, la extorsión 127% y los homicidios 48%. Fuente: Semáforo Delictivo.)

En esta ocasión, concluyo citando lo dicho alguna vez por el comentarista estadounidense Alan Colmes: “El luto nunca termina para aquellos que han enfrentado pérdidas inimaginables”.

laecita.wordpress.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más en esta categoría: « Cuarenta y dos años En la Hoguera »