Hacia un Plan de Pastoral

Padre Mario Manríquez.- El Obispo convocó a una Asamblea diocesana de pastoral en la que se iniciarán los trabajos de elaboración del plan, entre Pentecostés 2019 y Pentecostés 2020, se realizará el próximo sábado 8 de junio, en la víspera de Pentecostés; el Plan Diocesano de Pastoral guiará los destinos de la Iglesia Católica de Ciudad Juárez en los siguientes años.

Un plan de pastoral es un instrumento que nos va a ayudar a trabajar en la pastoral diocesana. Es importante tener un plan para plasmar ahí de manera fácil, atractiva y comprometedora el trabajo pastoral de la diócesis.

Es tener un rumbo, una dirección, unas metas bien concretas a partir de nuestra realidad, tomando en cuenta la historia lo que ha vivido anteriormente en cada una de las etapas, en sus diferentes planes muy ricos, muy enriquecedores en cada momento.

Hoy las circunstancias han cambiado, los desafíos son otros y diversos y muy fuertes y como iglesia diocesana necesitamos responder a esta realidad iluminados por la gracia de Dios, por su palabra, para cumplir la voluntad que Dios tiene para nosotros. El proyecto de Dios aplicarlo al proyecto de una diócesis particular como la nuestra, en Ciudad Juárez a través de un plan diocesano de pastoral.

Ya se tiene varios meses trabajando hacia este plan diocesano de pastoral, estando el Obispo al frente de un grupo de sacerdotes suficientemente grande, conformado por el Vicario de Pastoral, por los decanos, los encargados coordinadores de las comisiones diocesanas de pastoral y encargados de dimensiones.

Si tuviéramos que decir en pocas palabras en qué estructura se basará la elaboración del nuevo plan de pastoral serían las comisiones diocesanas de: pastoral social; pastoral profética; familia, juventud, adolescentes, laicos y vida; pastoral de medios de comunicación; pastoral vocacional; pastoral litúrgica. Cada una de ellas con sus propias dimensiones.

Y en cada parroquia se deberá constituir un consejo de parroquial de pastoral y un consejo parroquial de asuntos económicos. En el consejo parroquial de pastoral se trabajarán cada una de las comisiones diocesanas y en algunas de las dimensiones.

Con estas palabras el Obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez ha convocado al trabajo para la elaboración del plan de pastoral, será un camino que debemos de corregir juntos porque el plan de pastoral es ante todo un instrumento de comunión que nos permite hacer realidad aquella oración de Jesús “Padre que todos sean uno” (Juan17 21-23).

La finalidad y a la vez el signo de credibilidad y de realización en la Iglesia es la comunión; podríamos decirlo de una manera muy sencilla, la comunión asegura la vitalidad de la Iglesia; la falta de comunión augura su desintegración. Y en ese sentido la comunión no es solamente una meta, es también la forma de caminar hacia esa meta, y a la vez es el signo de credibilidad de la Iglesia de Ciudad Juárez y de cualquier iglesia.

Porque aunque cada parroquia es distinta el trabajo apostólico no puede ser tan diverso del resto de las parroquias; aunque los movimientos tienen diferentes carismas, no puede ser que no encuentren un punto de identificación para trabajar en comunión; construir la comunión es la gran labor de la Iglesia y por eso el plan de pastoral debe llenarnos de esperanza y de ilusión porque nos ayudará a recuperar la unidad en criterios y en programas concretos.

Por otro lado será ocasión de volver a nuestras raíces recuperando nuestra historia y nuestros principios como Iglesia diocesana de Ciudad Juárez. La imagen de San Lorenzo patrono de nuestra diócesis, aunada a la imagen de la Virgen de Guadalupe también patrona de nuestra diócesis, se harán presentes en el próximo encuentro en el Gimnasio de Bachilleres.

Desde ahora pido una oración de todos aquellos que comparten nuestra fe y pido también sus buenos augurios para quienes no comparten nuestra fe pero saben del valor que representa para una sociedad cualquier esfuerzo por hacer el bien y hacerlo bien.

 

¡Dios bendijo a

Ciudad Juárez!