Telaraña de incongruencias

Raúl Ruiz.- El gobernador Javier Corral Jurado sufrió un doloroso calambre cuando el ciudadano Óscar González, cabeza de la organización civil Resistencia Ciudadana, solicitó al IEE se sometiera al juicio popular denominado REVOCACIÓN DE MANDATO, al gobernador chihuahuense.

El martes 14 de mayo en sesión extraordinaria el Instituto Estatal Electoral declaró improcedente la solicitud, y le dio un respiro a Corral, quien rechazó anticipadamente someterse al escrutinio de la gente.

El argumento jurídico que prevaleció en el resolutivo, fue en el sentido de que las normas que contempla la Ley de Participación Ciudadana no le son aplicables al actual jefe del Ejecutivo estatal, debido a que cuando fue elegido, no existía el método sancionador a su desempeño al frente del cargo de elección popular.

“Solo quieren desprestigiar mi administración”, balbuceó ante los medios con el rostro desencajado. La simple solicitud ante el Instituto Estatal Electoral para buscar la revocación de su mandato, lo exhibe como un mal gobernante. Y el shock que esto le produjo, lo hizo expresarse a la defensiva.

Un mandatario poderoso habría dicho: “con gusto me someto a la decisión de mi pueblo, pues no tengo temor de un resultado adverso”. Y luego de alguna manera otro de sus funcionarios, tal vez Jorge Espinoza, alegaría que la ley no le es aplicable y el resultado sería el mismo que hoy prevalece.

Su declaración defensiva obedece solamente a la serie de incongruencias que con el tiempo ha construido en una telaraña, dentro de la cual ha caído y no puede escapar. Gastar espacio en señalar cuántas veces se ha contradicho de manera insólita, sería ocioso, pues llenaríamos planas completas en su enumeración.

Solo queda decir que luego del Tsunami moreno del 2018, su deficiente administración y nulo liderazgo político, el resultado de las elecciones 2021 sepultará por completo al Partido Acción Nacional.

Este es el ESCENARIO que vislumbra la ciencia de la prospectiva.

Más en esta categoría: « Desde la oscuridad En la Hoguera »