Las 3 batallas de mayo

Marcos Aldana Aguirre.- Estas batallas ocasionaron lágrimas de pesar o alegría a nuestros antepasados, y su recuerdo, heredado vía genética, originó nuestras diferencias. Empecemos por la del 5 de mayo de 1862.

Se inició a las 4 de la mañana con jornada que cerró después de 17 horas, según consta en telegramas enviados por Ignacio Zaragoza. Un hecho novedoso para la época fue que las acciones se transmitieron por telégrafo.

La madrugada del día 5, Zaragoza arengó a sus soldados; en síntesis dijo:

“…Hoy vais a pelear por un objeto sagrado: vas a pelear por la Patria y yo me prometo que le conquistareis un día de gloria.

“Nuestros enemigos son los primeros soldados del mundo; pero vosotros sois los primeros hijos de México y os quieren arrebatar vuestra Patria.

¡Soldados: leo en vuestra frente la victoria… y… ¡viva la Independencia Nacional! ¡Viva la Patria!”

VANGUARDIA FRANCESA A LA VISTA.- (Telegrama) C. Ministro de Guerra:- En estos momentos, 9:30 de la mañana, tengo a la vista la vanguardia del invasor y tengo formado mi campo a suburbios de la ciudad. Acaso dentro de 2 horas estaremos combatiendo. El Gral. O’Horan desalojó ayer al enemigo en Atlixco cuyo punto ocupaba con 1200 caballos / Zaragoza.

SE HA ROTO EL FUEGO/ Telegrama recibido en México a las 12:28. …Son las 12 del día y se ha roto el fuego de cañón por ambas partes/ Zaragoza.

DESPUÉS DE REPLEGARSE LOS FRANCESES VUELVEN AL ATAQUE.  Puebla/ Tel. recibido en México a las 2 de la tarde/.- Sr. ministro de Guerra: El ejército francés ha intentado replegarse y acaba de reconcentrarse amagando por la línea de oriente y es probable que por este rumbo vuelva a atacar. En estos momentos ha cesado el fuego/ … Comunico a Ud. esta noticia, añadiendo que el entusiasmo es satisfactorio/ Zaragoza.

FRANCESES INICIAN RETIRADA. Tel. recibido en Méx. a las 5:15 p.m. Sobre el campo a las 2:30: / 2 horas y media nos hemos batido. El enemigo ha arrojado multitud de granadas. Sus columnas sobre el cerro de Loreto y Guadalupe han sido rechazadas y seguramente atacó con 4000 hombres. Todo el impulso fue sobre el cerro. En este momento se retiran las columnas y nuestras fuerzas avanzan sobre ellas. Comienza un fuerte aguacero/ Zaragoza.

CONTINÚAN RETIRÁNDOSE- Tel. recibido en México/ Excmo. Ministro de Guerra: a las 4 de la tarde comenzó la retirada y en este momento la emprenden. Toda su fuerza la llevan en la retaguardia. 1500 caballos que pude reunir los mandé para tomarles la retaguardia/ Zaragoza.

MÉXICO TRIUNFA. Sr. Ministro de la Guerra: Las armas del Supremo Gobierno se han cubierto de gloria (…) –sírvase usted dar cuenta de este parte al Ciudadano Presidente- Zaragoza.

LOS FRANCESES SE BATIERON COMO BRAVOS/ a las 7:03 de la noche/ “Señor Presidente: Estoy contento con el comportamiento de nuestros generales y soldados. Todos se han portado bien. Los franceses se han llevado una lección muy severa; pero en obsequio de la verdad diré que se han batido como bravos, muriendo una gran parte de ellos en los fosos de las trincheras de Guadalupe.

“Sea para bien, señor Presidente. Deseo que nuestra querida Patria, hoy tan desgraciada, sea feliz y respetada de todas las naciones”. Ignacio Zaragoza. 

Hasta el día 9 de mayo Zaragoza fue persiguiendo al invasor que se retiraba en orden. Había pedido dinero al Gobierno y como éste no podía enviarle de inmediato, le contestaron que solicitara préstamos en Puebla, que el Gobierno pagaría. Y Zaragoza envió este telegrama (síntesis)

Excelentísimo Sr. Ministro de Guerra:

“El enemigo pernoctó en Amozoc… Nuestra caballería lo hostiliza constantemente. En cuanto al dinero no se puede hacer nada aquí porque esta gente es mala en lo general y sobre todo muy indolente y egoísta, sin embargo acabo de mandar ver al Sr. Cabrera.

“Hoy no he podido completar ni para un día de socorro económico que importa $3,700 porque solo tiene la comisaria $3,300. La fuerza está sin socorro desde el día 5 y casi sin rancho.

“Qué bueno sería quemar Puebla. Está de luto por los acontecimientos del día 5. Esto es triste decirlo, pero es una realidad lamentable”/ Ignacio Zaragoza.

Ese fue aquel México donde quienes ofrendaron su vida por su país sufrieron hambres y desprecios de los Conservadores que se decían defensores del Clero cuando lo que les importó fue el poder, como un siglo después los marxistas que no luchaban porque les importara mucho Marx, sino el Poder. Como ahora y siempre que se pregona una cosa y se persigue otra.

¿Quiere usted saber cuál fue la reacción del pueblo después de la Batalla de Puebla el 17 de mayo de 1863?    

Lea la columna HOY Proseguimos del 22 de mayo. En ella haremos referencia de hace 156 años, cuando usted y muchos de nosotros lloramos o reímos en la otra vida de nuestras almas.