‘Acuéstate, que estás difunto’

Jesús Mil Veces.- Contaban los sobrevivientes de la epidemia de la influenza española -de la que no tiene la culpa Felipe VI- que era tan urgente echar a la fosa común a las víctimas que unas daban señales de vida. Y que hubo un enterrador tontito que los llevaba en carro de mulas y que cuando uno trataba de hablar, les decía:

- Tú no virigües; cuéstate que tás muerto-

Así veo a los que cantan “el PRI ha muerto, alabado sea el Señor”. Quieren convencerlo de que es inútil querer regresar. Pero a diferencia del tonto, temen que se les levante el muertito.

Igual hablan de deceso aquellos que para dirigirlo se las dan de levanta lázaros.

Visto con el desinterés de quien no milita, lo que debe hacer el PRI es precisamente “nadar de muertito”. Descansar. Observar a quienes lo suplen en municipios, estados y país.

Chihuahua tiene una alcaldesa preciosa, dicen quienes quisieran llevarla al menos al cine. ¿Y cómo está la violencia? ¡De película! ¿A qué ir a ver al cine lo que la calle exhibe? Claro: suponiendo llevarla a ver la película, no al cine, ella tan bella.

¿Y cómo está el estado y cómo el país? ¿Así la dejó el PRI? Cabe preguntar.

¿Qué tan priistas fueron los gobernadores cuando el dedazo lo daría Felipe en ausencia de un presidente priista? Yo vi priistas empanizados.

Recordemos que las ejecuciones empezaron en la época de “El Cambio”  cuando Linda Bejarano fue abatida entre Guerrero y Plutarco. De allí en adelante siguió el estado y el país con 12 años sin PRI en gobierno federal.

Las prietas que se hagan morenas llorarán cuando aparezca el tri bailando cumbia y cantando “No estaba muerto, andaba de parranda”. ¡La cara que pondrán Luis y Ernesto! -No me refiero a usted, sino a otro Ernesto y a otro Luis-.

No tiene nada que hacer el PRI para volver; sus enemigos lo están haciendo.

Más en esta categoría: « En la Hoguera La Crítica »