Imprimir esta página

Más tecnologías para beneficio del pueblo

Cruz Pérez Cuellar.- Con lentitud y mucho rezago nuestro país avanza en el tema de tecnologías y comunicaciones; con respecto a otras naciones de primer mundo México se está quedado en el pasado, en relación a los países de América Latina no es el más avanzado como habría de suponerse, por su cercanía con el país puntero en estos ámbitos, ni mucho menos, hacia finales del 2017 se encontraba superado por países sudamericanos como Argentina, Venezuela, Brasil, Costa Rica, entre otros.

El año pasado México había escalado dos posiciones respecto del periodo anterior, al colocarse en las posición 87, de 176, en el índice global de Tecnologías de Información y Comunicaciones, en el llamado TIC. Es bueno, pero insuficiente ante las necesidades requeridas.

Hacia el 2011 México se encontraba en la posición 78 del ranking mundial, los usos evaluados en empresas y gobierno, así como el uso de la población de las nuevas tecnologías, dieron ese resultado.

Se consideró entonces que el costo de acceso a las TIC es alto y la crítica fue que los gobiernos no habían priorizado la necesidad del acceso a las TICs, como en otros países del mundo, incluso de América Latina.

La Unión Internacional de las Telecomunicaciones colocó en el 2017 a México por debajo de Venezuela, que ocupaba el lugar 86. En la cima de los países latinoamericanos se encontraba Chile, San Cristóbal, Costa Rica, Brasil, entre otros.

Estar a la vanguardia en este tema es fundamental, sobretodo en lo que se refiere a la Seguridad Pública, es necesario contar en los gobiernos con tecnología de punta para poder atender el problema tan grave que se cierne sobre todos los mexicanos, el de la delincuencia.

Y si bien, tanto las empresas como gobierno han salido mejor calificados, es indispensable que haya mejoras en la interconexión, para que nuestras corporaciones policíacas sean más efectivas en el combate al crimen y en la prevención de delitos.

Por ello, hace unos días presenté una iniciativa ante el Senado para realizar varias modificaciones a la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública y reformas a la Ley de Coordinación Fiscal, para este propósito.

La idea es crear un Comité Normativo de Tecnología, Infraestructura y Sistemas de Radiocomunicación, Video-Vigilancia, Servicios de Llamadas de Emergencia y Centros de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones, que operan las instituciones de Seguridad Pública en los tres niveles de gobierno.

Necesitamos dotar de las mejores tecnologías a los sistemas de seguridad de la federación y los estados, así como de los municipios, a fin de que sean compatibles y puedan compartir información en tiempo oportuno, para que las acciones de investigación y preventivas en contra del crimen sean más rápidas y con ello ir eliminando la impunidad.

Además que esta apertura ayudaría también a combatir la corrupción que se ha generado en los sistemas de seguridad de los tres niveles, ya que por el aislamiento que tienen les permite reservarse información necesaria para las investigaciones, ya sea para encubrir a funcionarios o a personal de las mismas corporaciones.

Los países que experimentan la apertura de estos sistemas tienen en común precisamente la reducción de la corrupción.

Es urgente que en México haya una coordinación e intercambio de información entre las instituciones y corporaciones dedicadas a la prevención y persecución del delito en los tres esferas de gobierno.

Actualmente existe la “Red Nacional de Radiocomunicación” pero lo he dicho en tribuna y lo repito en este espacio: carece de una estructura funcional, tiene una gran peculiaridad: es un simulador de unidad de los sistemas de seguridad, que convierte a las corporaciones en inoperantes, deficientes, puesto que no pueden ir más allá de su limitada información recabada por sus propios medios.

En cambio la delincuencia tiende redes que suelen ser más efectivas que las de instituciones oficiales.

En general, los beneficios planteados con esta apertura en las adquisición de tecnologías es, en primer lugar, garantizar la libre competencia y concurrencia en la oferta de bienes y servicios relacionados con la tecnología y sistemas empleados en radiocomunicación, video-vigilancia, servicios de llamadas de emergencia y centros de control, comando, cómputo y comunicaciones;.

Por otro lado, asegurar que el Estado mexicano cuente con las mejores condiciones de precio, calidad, financiamiento y oportunidad para adquirir, arrendar y contratar servicios relacionados con la tecnología en materia de seguridad; incorporar la tecnología más avanzada para operar la Red Nacional de Radiocomunicación.

Y proporcionar a las Instituciones de Seguridad Pública la mejor infraestructura y equipamiento en radiocomunicación y video-vigilancia para desarrollar mejor sus funciones de prevención y persecución del delito, procuración de justicia y reinserción social.

Otro problema que existe, por el hecho de que país esté rezagado en esta materia, es que no hay operarios capacitados suficientes para la tarea, y si el gobierno en sus tres niveles, adquiere más tecnología, necesitará de más personal con el conocimiento teórico y práctico para el desarrollo de esos sistemas.

De igual manera, las empresas que se atrevan a dar un paso adelante en la tecnología requerirán de dicho personal que no tenemos y que urge en este momento comenzar con su capacitación.

La International Data Corporation (IDC) advierte para este año en México un déficit en los profesionales con habilidades en tecnologías de la información y comunicaciones, la demanda de este personal superará a la oferta, por lo que se calculan más de 148 mil vacantes, sin posibilidad de ocuparlas, a menos que se contrate mano de obra extranjera. En el 2015, el déficit fue de casi 158 mil profesionales con estas habilidades, que implica un 40 por ciento.

Es pertinente que las empresas le inviertan a las tecnologías de información y comunicación, que los gobiernos se revistan de las mejores herramientas para llevar a cabo las tareas necesarias de seguridad, vigilancia, y prevención, a fin de que juntos demos ese paso indispensable.

No podemos estar debajo de las capacidades que muestran los criminales, que si bien no son más, sí dedican inversiones considerables en este rubro, lo cual les permite estar adelantados a los operativos policíacos y militares, que realizan esfuerzos infructuosos por detectarlos y no se diga para detenerlos. 

Vaya desde aquí mi reconocimiento sincero a la labor y sacrificio que realizan las distintas corporaciones policíacas en el país, que en ocasiones su labor se ve truncada por una mala planeación, por la falta de recursos para realizar su trabajo. En nuestro estado lamentablemente vemos la exigencia a la que son sometidos los agentes; sin pertrechos se les manda a la guerra, sin cubrirles cabalmente sus horas de trabajo, sin el apoyo logístico para que realicen con éxito sus tareas.

Estamos trabajando con iniciativas como esta para que haya cada vez mejores condiciones para nuestros policías, para que haya mayor exigencia en la selección de elementos, pero también mejores condiciones de trabajo, apoyos a sus familias, mayor capacitación y adiestramiento, mejores oportunidades de salir bien librados de esa tarea que pocos se atreven a realizar.

 

Sugerencias y comentarios favor de hacérmelos llegar a mi correo:

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más tecnologías para beneficio del pueblo
Logo
Imprimir esta página

Más tecnologías para beneficio del pueblo

Cruz Pérez Cuellar.- Con lentitud y mucho rezago nuestro país avanza en el tema de tecnologías y comunicaciones; con respecto a otras naciones de primer mundo México se está quedado en el pasado, en relación a los países de América Latina no es el más avanzado como habría de suponerse, por su cercanía con el país puntero en estos ámbitos, ni mucho menos, hacia finales del 2017 se encontraba superado por países sudamericanos como Argentina, Venezuela, Brasil, Costa Rica, entre otros.

El año pasado México había escalado dos posiciones respecto del periodo anterior, al colocarse en las posición 87, de 176, en el índice global de Tecnologías de Información y Comunicaciones, en el llamado TIC. Es bueno, pero insuficiente ante las necesidades requeridas.

Hacia el 2011 México se encontraba en la posición 78 del ranking mundial, los usos evaluados en empresas y gobierno, así como el uso de la población de las nuevas tecnologías, dieron ese resultado.

Se consideró entonces que el costo de acceso a las TIC es alto y la crítica fue que los gobiernos no habían priorizado la necesidad del acceso a las TICs, como en otros países del mundo, incluso de América Latina.

La Unión Internacional de las Telecomunicaciones colocó en el 2017 a México por debajo de Venezuela, que ocupaba el lugar 86. En la cima de los países latinoamericanos se encontraba Chile, San Cristóbal, Costa Rica, Brasil, entre otros.

Estar a la vanguardia en este tema es fundamental, sobretodo en lo que se refiere a la Seguridad Pública, es necesario contar en los gobiernos con tecnología de punta para poder atender el problema tan grave que se cierne sobre todos los mexicanos, el de la delincuencia.

Y si bien, tanto las empresas como gobierno han salido mejor calificados, es indispensable que haya mejoras en la interconexión, para que nuestras corporaciones policíacas sean más efectivas en el combate al crimen y en la prevención de delitos.

Por ello, hace unos días presenté una iniciativa ante el Senado para realizar varias modificaciones a la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública y reformas a la Ley de Coordinación Fiscal, para este propósito.

La idea es crear un Comité Normativo de Tecnología, Infraestructura y Sistemas de Radiocomunicación, Video-Vigilancia, Servicios de Llamadas de Emergencia y Centros de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones, que operan las instituciones de Seguridad Pública en los tres niveles de gobierno.

Necesitamos dotar de las mejores tecnologías a los sistemas de seguridad de la federación y los estados, así como de los municipios, a fin de que sean compatibles y puedan compartir información en tiempo oportuno, para que las acciones de investigación y preventivas en contra del crimen sean más rápidas y con ello ir eliminando la impunidad.

Además que esta apertura ayudaría también a combatir la corrupción que se ha generado en los sistemas de seguridad de los tres niveles, ya que por el aislamiento que tienen les permite reservarse información necesaria para las investigaciones, ya sea para encubrir a funcionarios o a personal de las mismas corporaciones.

Los países que experimentan la apertura de estos sistemas tienen en común precisamente la reducción de la corrupción.

Es urgente que en México haya una coordinación e intercambio de información entre las instituciones y corporaciones dedicadas a la prevención y persecución del delito en los tres esferas de gobierno.

Actualmente existe la “Red Nacional de Radiocomunicación” pero lo he dicho en tribuna y lo repito en este espacio: carece de una estructura funcional, tiene una gran peculiaridad: es un simulador de unidad de los sistemas de seguridad, que convierte a las corporaciones en inoperantes, deficientes, puesto que no pueden ir más allá de su limitada información recabada por sus propios medios.

En cambio la delincuencia tiende redes que suelen ser más efectivas que las de instituciones oficiales.

En general, los beneficios planteados con esta apertura en las adquisición de tecnologías es, en primer lugar, garantizar la libre competencia y concurrencia en la oferta de bienes y servicios relacionados con la tecnología y sistemas empleados en radiocomunicación, video-vigilancia, servicios de llamadas de emergencia y centros de control, comando, cómputo y comunicaciones;.

Por otro lado, asegurar que el Estado mexicano cuente con las mejores condiciones de precio, calidad, financiamiento y oportunidad para adquirir, arrendar y contratar servicios relacionados con la tecnología en materia de seguridad; incorporar la tecnología más avanzada para operar la Red Nacional de Radiocomunicación.

Y proporcionar a las Instituciones de Seguridad Pública la mejor infraestructura y equipamiento en radiocomunicación y video-vigilancia para desarrollar mejor sus funciones de prevención y persecución del delito, procuración de justicia y reinserción social.

Otro problema que existe, por el hecho de que país esté rezagado en esta materia, es que no hay operarios capacitados suficientes para la tarea, y si el gobierno en sus tres niveles, adquiere más tecnología, necesitará de más personal con el conocimiento teórico y práctico para el desarrollo de esos sistemas.

De igual manera, las empresas que se atrevan a dar un paso adelante en la tecnología requerirán de dicho personal que no tenemos y que urge en este momento comenzar con su capacitación.

La International Data Corporation (IDC) advierte para este año en México un déficit en los profesionales con habilidades en tecnologías de la información y comunicaciones, la demanda de este personal superará a la oferta, por lo que se calculan más de 148 mil vacantes, sin posibilidad de ocuparlas, a menos que se contrate mano de obra extranjera. En el 2015, el déficit fue de casi 158 mil profesionales con estas habilidades, que implica un 40 por ciento.

Es pertinente que las empresas le inviertan a las tecnologías de información y comunicación, que los gobiernos se revistan de las mejores herramientas para llevar a cabo las tareas necesarias de seguridad, vigilancia, y prevención, a fin de que juntos demos ese paso indispensable.

No podemos estar debajo de las capacidades que muestran los criminales, que si bien no son más, sí dedican inversiones considerables en este rubro, lo cual les permite estar adelantados a los operativos policíacos y militares, que realizan esfuerzos infructuosos por detectarlos y no se diga para detenerlos. 

Vaya desde aquí mi reconocimiento sincero a la labor y sacrificio que realizan las distintas corporaciones policíacas en el país, que en ocasiones su labor se ve truncada por una mala planeación, por la falta de recursos para realizar su trabajo. En nuestro estado lamentablemente vemos la exigencia a la que son sometidos los agentes; sin pertrechos se les manda a la guerra, sin cubrirles cabalmente sus horas de trabajo, sin el apoyo logístico para que realicen con éxito sus tareas.

Estamos trabajando con iniciativas como esta para que haya cada vez mejores condiciones para nuestros policías, para que haya mayor exigencia en la selección de elementos, pero también mejores condiciones de trabajo, apoyos a sus familias, mayor capacitación y adiestramiento, mejores oportunidades de salir bien librados de esa tarea que pocos se atreven a realizar.

 

Sugerencias y comentarios favor de hacérmelos llegar a mi correo:

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicaciones Graficas Rafime S. de R. L. (JMB)