Infonavit, ¿beneficios para quién y cuándo?

German Gez.- Con bombo y platillo se anunció el pasado miércoles el programa Responsabilidad Compartida, a través del cual el Infonavit busca beneficiar a alrededor de 194 mil 875 acreditados en todo el país y poner fin, de una vez por todas, a la corrupción que durante años ha prevalecido en esa dependencia gubernamental.

Sin embargo, los requisitos que se implementarán para que los acreditados puedan acceder a este beneficio, dejan por fuera del mismo a miles de trabajadores que con grandes esfuerzos siguen pagando sus viviendas y que se encuentran en riesgo de perderlas ante la imposibilidad de seguir pagándolas.

Desgranando la mazorca, nos damos cuenta que serán muchos los que quedarán fuera de este beneficio que, entre otras cosas, ofrece convertir a pesos aquellos créditos que fueron otorgados en veces salario mínimo (VSM), lo que hace que cada inicio de año sus deudas se incrementen en la misma medida que se incrementa el salario o la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Carlos Martínez Velázquez, director general de Infonavit, dio a conocer que si bien en el primer año se benficiará solamente a casi 195 mil acreditados, se espera que durante todo el sexenio la cantidad de beneficiados suba a 750 mil, pero para eso se tendrán que flexibilizar los requisitos.

Se anuncia que el descuento promedio al saldo será de 244 mil pesos, equivalente al 55% del monto total de la deuda y que la suma de apoyos que se otorgarán en 2019 ascenderá a 47 mil millones de pesos.

“El programa está diseñado para atender a los trabajadores que menos tienen y más lo necesitan, cuyas deudas hoy son 1.5 veces o más altas que las contratadas originalmente, a pesar de contar con un buen historial de pagos, por lo que se verán favorecidos al reducir su deuda mediante el cambio a pesos del crédito contratado en VSM”, señaló el director.

Anunció beneficios como descuento al saldo, apoyo al pago, mensualidad fija correspondiente al último pago en lo que resta de la vida del crédito, plazo claro y definido para saber cuándo terminarán de pagar, sin incremento anual al saldo y una disminución de la tasa de interés del 9.5 al 8.5 por ciento.

Obviamente que ver los beneficios llena de optimismo a no pocos acreditados, pero la sonrisa desaparece cuando se indican cuáles son los requisitos para poder acceder a este beneficio. “Los requisitos para acceder a la primera etapa de Responsabilidad Compartida es ser mayor de 40 años, tener ingresos de hasta 4 salarios mínimos, contar con 24 meses o más de pago continuo de su crédito de al menos 15 años de antigüedad y una deuda que haya crecido más de 1.5 veces de lo originalmente prestado”.

Para empezar, se exige que los acreditados lleven más de 15 años con su crédito, lo cual deja en automático fuera del beneficio todos los créditos asignados desde 2004 hasta la fecha, lo que se traduce en que gran parte de los juarenses que han adquirido su vivienda en el conflictivo sector suroriente no serán sujetos del mismo, pues se trata de fraccionamientos creados en los últimos 10 o 12 años y que eran, en nuestra ciudad, quienes en su mayoría esperaban un anuncio en este sentido.

Sin lugar a dudas muchos docentes y otros empleados que llevan más de 20 años con el crédito, podrán beneficiarse, pero no aquellos que se encuentren atrasados en sus pagos, pues como se especifica claramente, deben contar con al menos dos años de pago continuo, lo que se traduce en estar al corriente con el mismo, así que aquellos que se encuentren atrasados en sus pagos no tendrán acceso al beneficio y son ellos quienes han acudido a los despachos y asesores para pedir ayuda ya que aseguran no pueden pagar las cuotas porque son muy altas o no tienen ingresos.

De entrada no se plantean soluciones a otros problemas. Por ejemplo, no menciona qué pasará con los acreditados que tienen convenio para el pago de su vivienda, pues cuando en 2016 se hizo el primer grupo “de prueba” de cambio de VSM a pesos, se aseguró que los créditos que tenían convenios o habían solicitado prórrogas no podrían cambiarse a pesos.

Tampoco se plantea la eliminación de los intereses sobre los intereses que se le cargaron a los créditos de aquellas personas que en algún momento solicitaron el beneficio de la prórroga porque perdieron su fuente laboral. Lo que nunca les dijeron es que la prórroga incrementaría de forma notoria su crédito y conozco casos de personas que antes de pedir la prórroga debían menos de 200 mil pesos y al finalizar ésta, en tan solo un año, el saldo rebasaba los 300 mil pesos. Dentro de todo, lo que aseguró López Obrador que nadie será despojado de su vivienda en estos seis años significa ya un gran alivio para cientos de familias

Demos el beneficio de la duda al director del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez, quien invitó a los acreditados a seguir cumpliendo con sus pagos para que el nuevo Infonavit los siga apoyando, empezando por los que menos tienen y más lo necesitan, porque a veces no son los que menos tienen los que más necesitan ayuda para poder conservar su patrimonio.