Mostly Cloudy

23°C

Mostly Cloudy

Clima:

Capricho y Soberbia

Lic. Rafael Fitzmaurice Meneses.- Estamos viviendo una crisis de inseguridad por el capricho de Javier Corral; su inexperiencia como Ejecutivo sumada a su soberbia, capricho y total desinterés por la suerte y destino de los juarenses se ha convertido en una mezcla explosiva que tiene a los juarenses victimizados y estigmatizados una vez más.

Fue Corral quien a principios de su administración obligó a Armando Cabada a deshacerse de Jorge González Nicolás porque a él, en lo personal, no le parecía. Cabada por llevar la fiesta en paz, cedió ante la presión. ¡Nunca lo hubiera hecho!, pues desde entonces hasta el día de hoy la inseguridad se ha venido enseñoreando de nuestra ciudad y hoy sufrimos asaltos a mano armada, balaceras, ejecuciones, extorsiones y toda suerte de crímenes que creíamos ya erradicados.

Y todo por el capricho de Corral, no porque el gobernador tuviera un mejor equipo o un mejor plan de seguridad, nos lastimó como ciudad y de hecho como estado por soberbia, por capricho, por hacer sentir su autoridad, sin importarle en ningún momento el bienestar de los juarenses, obligó a sustituir a quienes tenían experiencia comprobada solo para alimentar su ego, cientos de muertes por su sobreinflado ego.

Su fiscal Peniche y su comisionado Aparicio han servido para maldita la cosa, se han visto rebasados no solo en Ciudad Juárez, la verdad es que no han dado el ancho en ninguna parte del estado, a tal grado llega su desvergüenza que son varios los medios estatales que han informado que Aparicio dio las indicaciones a sus muchachitos que no intervinieran en la balacera que se presentó en Ignacio Zaragoza.

Es tan grande el nivel de incompetencia al que se llega que en vez de hacer valer la ley en ese poblado, prefieren enfrentarse a los federales en la ciudad de Chihuahua para impedir que se trasladara a un penal federal a Alejandro Gutiérrez, otra vez por capricho del señor gobernador, es tanto su aferramiento que expone al director del penal de Aquiles Serdán a que el juez federal Gerardo Moreno García lo mande a arrestar por desacato; desacato en el que fácilmente se podría agregar a Peniche y al mismo Corral que han hecho público su antagonismo y cuestionado la autoridad del juez.

En este capricho en donde no ha hecho más que el ridículo, pues él prometió la prisión de Duarte y hasta ahora no ha hecho más que desfiguros teniéndose que contentar con torturar a personajes menores como Tarín y Villegas mientras que personajes como Jaime Herrera viven su libertad a cambio de su supuesta información. ¿Cuál justicia?

Nos queda claro que no se busca justicia, se busca satisfacer el ego del gobernador, a quien le importan más sus caprichos que su prestigio; nunca ha sido más manifiesta la animadversión que el pueblo chihuahuense empieza a sentir por el egocéntrico ejecutivo que en la celebración del Día de los Maestros en el centro de convenciones de Chihuahua, donde los profesores pertenecientes a la sección 42 de la SNTE lo recibieron con desprecio, sin mencionarlo, sin un aplauso, obviando el descontento generalizado por su falta de habilidades para gobernar.

En el Hospital General de Ciudad Juárez, las enfermeras manifiestan el mismo desprecio por quien habla de administración de recursos, de honorabilidad y vende humo en sus cada vez más descompuestas diatribas y permite que en su Secretaría de Salud compren e instalen una pantalla de más de tres millones y medio de pesos, mientras que en el hospital sufren la falta de aire acondicionado en los pisos superiores.

Dicen las enfermeras que mientras que en las oficinas disfrutan de aire acondicionado, en los pisos superiores los pacientes y las matronas sudan a mares por la falta de aire acondicionado, mismo que es de elemental necesidad en esta zona desértica del país.

Dicen que arreglarlo no le costaría al gobernador ni 300 mil pesos, pero lo dicho, se gobierna con caprichos no con sabiduría y menos con mesura. Se desperdician recursos en cosas innecesarias y se despilfarra en caprichos.

¡Ojo mexicanos! El error se puede repetir. En Chihuahua elegimos a un legislador sin ninguna experiencia de mando Ejecutivo y estamos inmersos en el vaivén de sus caprichos. No nos vaya a pasar lo mismo con Ricardo Anaya que tiene menos experiencia que Corral y aspira a ser presidente de México; si Corral nos sirve como ejemplo, por Anaya no deberían votar ni los de su familia.