Mostly Clear

28°C

Mostly Clear

Clima:

La pelea irracional

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- La pelea entre el gobierno del estado y la federación por los presos del sexenio anterior ha llegado a estadios impensados. ¿Enfrentar a un juez federal, para caer en desacato, con el amparo del fuero que protege a Don Javier y al fiscal? ¿Acaso el estado está en la creencia de que puede ganar el tiempo suficiente como para que el actual sexenio llegue a su fin y luego les cambie la suerte?

Hay algunos que pueden pagar los platos rotos, como el director del penal, que ya fue multado y que puede salir orden de aprehensión en su contra por el desacato. No sé quién tenga la razón, pero me parece que con los jueces no se juega, en fin, ya se verá lo que sigue. ¿Será una pelea de razones? 

La locura colectiva

La política tiene muchas aristas, tantas, que nadie sabe qué es lo que debemos esperar el día 1º de julio, como resultado de la elección presidencial y las demás que se celebran, hay un nerviosismo en todos los que ensayan o se atreven al análisis de lo que viene, y más en los que son actores que aspiran a un cargo de elección popular, por cualquiera de los partidos o coaliciones que están en el juego del reparto de cargos.

Todos, es de creerse, reconocen que Andrés Manuel López Obrador encabeza las encuestas, tanto en el norte como en la zona del Bajío, que no es un asunto menor, máxime, lleva el liderazgo en las zonas centro y sur del país, que han sido sus bastiones políticos en los últimos 18 años, incluida la elección, que ganó para jefe de gobierno de la, hoy CDMX, después, en las elecciones de 2006 y 2012, para que ahora, esté más fuerte que nunca, tanto en los lugares mencionados que le han dado su apoyo, como ahora en las regiones que se creían más afines a otros partidos que, en medio de sus fracasos, corrupción, impunidad, etc., están por sucumbir al rencor social, y que, como consecuencia propiciaría un cambio en el país.

No se trata de algo nuevo, sino de una decisión que tiene que ver con ya no elegir más de lo mismo, con la idea de echar fuera a los corruptos, a sus cómplices impunes y a sus fracasados gobiernos. Tampoco estamos seguros de que AMLO será diferente, ni de que lograría resolver los problemas del país, simplemente se trata de echarlos fuera, la sociedad ya no da para más.

La potencial elección de AMLO nada tiene que ver con sus propuestas, porque nadie puede, en su sano juicio, creer que con magia -o saliva- se resuelvan los problemas, salvo en la zona sur y centro, que sueñan despiertos, pero en el norte y en el Bajío se cree que la sociedad solamente quiere expulsar a los fallidos gobiernos que han saqueado al erario e implementado pésimos gobiernos, tanto del PAN como del PRI.

Es una especie de autoinmolación política en la que la sociedad está dispuesta a todo con tal de cambiar, aunque sea solo por cambiar, y aunque se corra el grave riesgo de que nos vaya peor. Se entiende que la sociedad sabe quiénes acompañan a AMLO, se sabe que sus adeptos más cercanos no son peritas en dulce, sino al contrario, renegados de los partidos de los que la gente quiere deshacerse.

Sin embargo, todo lo que se sabe y conoce de ellos se ha decidido ignorarlo, es como si se caminara hacia la autodestrucción con la certeza de que nada puede ser peor que lo que ya hemos vivido, respecto de los gobiernos emanados de esos aborrecidos partidos. Tanto es el ánimo social que algunos piensan, y puede pasar, que Morena podría ganar posiciones que nadie previó, pero que serán consecuencia de un voto en línea que podría venir de las clases más desprotegidas de nuestra sociedad.

Para algunos es difícil pensar en que un habitante de la colonia que necesita los servicios más primarios vaya a considerar sus votos en función de los perfiles de los candidatos, más bien se está creyendo que pueden ir a votar de manera horizontal por todos los candidatos de ese nuevo partido que formó AMLO y con el cual se ha lanzado a la conquista de su mayor objetivo: gobernar este país.

Es la única manera en que se puede pensar que las encuestas van a fallar, pero no en cuanto a que AMLO sea presidente, sino en lo que la gente no dice que hará el día de la elección, votar en línea, trayendo como consecuencia que ganen senadurías, diputaciones federales, locales y municipios, tanto alcaldías como sindicaturas, que nadie ha considerado.

Por ejemplo: ¿Usted ha considerado que Morena, con Tiscareño, gane la capital del estado? ¿O que Bertha Caraveo y Cruz Pérez Cuéllar ganen el Senado de la República? ¿O que ganen las diputaciones federales y locales personas que hoy son candidatos de Morena y que ni siquiera conocemos? ¿Usted que vive en Ciudad Juárez se ha preguntado si González Mocken puede volver a ser presidente, rechazando al independiente Armando Cabada y las otras opciones?

¿Quién es la candidata de Morena en Delicias? ¿Usted la conoce? Hay que pensar en que pudiera ser la próxima alcaldesa. ¿Una especie de locura colectiva? ¿O será que amaneció nublado y su servidor está estresado? Por lo pronto dejemos el tema, pero échele una pensada.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.