Mostly Cloudy

24°C

Mostly Cloudy

Clima:

El engaño

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Hace poco vi un video en el que, en un mitin, Andrés Manuel López Obrador ofrece a los asistentes que todos los jóvenes y personas sin trabajo recibirán, desde el primer día de su gobierno, 4,500 pesos, para que estén en calidad de comisionados en talleres, pequeñas y medianas empresas, aprendiendo y luego podrían incorporarse a un empleo.

En otro momento les dice que estarán becados como aprendices todos los jóvenes con los mismos 4,500 pesos, enseguida les dice que el primer día de su gobierno aumentará al doble todas las pensiones, luego se va al tema del campo y dice que lo rescatará del abandono en el que se le tiene. Al terminar de hablar se desata una algarabía y estruendo de contento entre los asistentes.

No sé quién lo grabó, ni si está editado, pero la voz es la de él y tiene la secuencia sin cortes, porque sigue hablando con alguien mientras sale del evento y aborda la camioneta, en la que se le oye decir: se necesita conmover, hace la pausa que, supongo no puede evitar, para agregar… al pueblo, otra pausa, y dice… vamos bien, pausa… y termina: vamos bien. ¡Quedé helado, asombrado!

Busque el video en Facebook con el e-mail, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para que lo constate. No tiene caso agregar nada, cada quien creerá lo que decida.

Hay otro video en el que una persona dice: No hay que votar por el que más ayuda ofrezca, el gobierno no está para ayudar, está para crear las condiciones para que los ciudadanos podamos trabajar, las condiciones para que estudiemos, las condiciones para que podamos tener vivienda, salud, transporte, como fruto de nuestro trabajo.

Si usted me ayuda dándome una tarjeta o llenándome los tanques de agua, usted me está ayudando a ser pobre toda la vida, porque todos debemos entender que el que te ayuda a comer hoy, a poner una lámina como techo en tu casa, te está esclavizando para ser pobre.

Entonces tú votas por esa persona, pero también podemos pensar, antes de hacerlo, que nosotros podemos alcanzar ese nivel económico que el político está mostrando delante de todos, y debiéramos decirle a esos políticos que ellos diseñan sistemas como el de salud pública, pero cuando se enferman jamás van a uno de esos; ellos están construyendo escuelas, pero sus hijos no van a esas escuelas.

La verdad es que los políticos tienen un país para ellos y un país para nosotros, entonces debemos decirles que no pueden seguir engañando a todos los ciudadanos, que su sistema sirve para que un grupo se haga rico con nuestro dinero.

Debemos decirles que tenemos derecho a usar la palabra para decirles que ya basta, que debe cambiar el estado actual de las cosas, que no necesitamos que nos llenen las cubetas de agua, ni tarjetas con dinero para comer, que lo que necesitamos es que trabajen sin esperar aplausos cuando hagan su trabajo, porque solo cumplirán con su obligación de servir a la comunidad.

Entonces, debemos mostrarle a los políticos que sabemos elegir, que valoramos nuestro voto, que lo utilizaremos para elegir a quien garantice facilitar las cosas, no regalarlas; a quien promueva empleos, no a quien mande una tarjeta con dinero para seguir todos en casita.

Basta de que el ciudadano ande pidiendo para la receta, para el gas, basta de que los políticos se aprovechen de esa ignorancia para atraer a esas personas que no saben qué hacer para salir de la pobreza y que creen que ocurrirá un milagro.

Basta de engañarnos, debemos asumir que cada quien tiene lo que negocia con la vida, con su trabajo y sacrificio, es lo que debemos entender y asumir con dolor si usted quiere, pero nada llegará por magia sino por el esfuerzo, evitemos la burla, no permitamos que los políticos se sigan burlando de nosotros.

No entreguemos nuestra dignidad dejándonos engañar cuando le hablan a una ayudante para que tome nota de las necesidades de la colonia; por favor, no dejemos que se burlen de nosotros, sabemos que no volverán; sabemos que las becas, la pensión doble, los sueldos de 4,500 por estar de aprendices son una fantasía, que las madres solteras seguirán trabajando duro para salir adelante porque no es cierto que llegará un mesías a mandarles una tarjeta con dinero para vivir y cuidar a sus niños.

Dejemos de jugar a soñar, aterricemos y con nuestro sentido común tomemos decisiones, no por odio, ni por coraje, ya ve cómo nos fue en Chihuahua por votar por odio y rencor; mejor votemos por la persona, la que sea, pero escoja al que crea que habla congruente, no al que solamente promete dar, dar, dar, como si el país tuviera cajas llenas de dinero para repartir por tiempo indefinido. Ni la vida es tan larga como la lengua del que todo promete arreglar como si fuera mago.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más en esta categoría: « ¿Qué te pasa? En la Hoguera »