Partly Cloudy

32°C

Partly Cloudy

Clima:

Comunismo y competencia

Dra. Aracely Santiesteban.- ¿Te acuerdas cuando eras niño, quién era el más aplicado de tu salón?

La mayoría de nosotros recordamos con claridad al niño o niña más destacado en la escuela primaria a la que asistimos, ya sea porque tenía las mejores calificaciones o porque sobresalía en el deporte.

Erick Erickson, psicólogo social, nos explica a qué se debe que sea tan importante destacar en algo y el porqué somos tan competitivos cuando somos niños; y sobre todo qué tiene que ver todo esto con que el comunismo sea un rotundo fracaso.

Dicho psicólogo estudió a detalle el desarrollo social del ser humano y elaboró la teoría “Psico-social”, en la que explica la forma en que las personas evolucionamos acorde a la manera como nos relacionamos con otras personas y con el mundo.

Por supuesto, este teórico dividió el desarrollo del ser humano en etapas, estableciéndolas por rangos de edad.

La etapa que aquí nos atañe es la de 6 a 12 años de edad, ya que de acuerdo a Erick Erickson es aquí donde se manifiesta la necesidad natural de competir, por lo que durante este estadio, los niños necesitan demostrar que son muy diestros en cualquier tipo de habilidad, de no ser así, se corre el riesgo de que sufran una desmotivación y pierdan el interés por progresar.

Los hay quienes intentan obtener las mejores notas o destacar en algún deporte, como ya se dijo al principio, pero también los que sobresalen por ser los más graciosos, los más guapos, los que tienen los juguetes más novedosos, los que bailan, cantan o tocan algún instrumento musical o simplemente los más audaces o temerarios.

La cuestión aquí es tratar de sobresalir, necesidad causada por el deseo natural de competir, mismo que nos acompaña durante muchos años más de nuestra vida.

Lo malo aquí es que este aspecto natural del ser humano, se les olvidó a los impulsadores del comunismo y sobre todo el hecho de que al quitar a un ser humano la posibilidad de competir, éste se desmotiva y se vuelve mediocre.

Eso de que hagamos poco o trabajemos mucho y que de todas formas todos obtengamos lo mismo, jamás va a dar buen resultado. A medida que el ser humano se siente limitado para crear, competir y sobresalir, en esa misma medida, la economía se va en picada.

Quien ha tenido la oportunidad de leer “El manifiesto comunista” de Carlos Marx y Federico Engels, tratado en el que se han apoyado los partidos comunistas, no tienen duda que son escritos hermosos, que exaltan el espíritu y que hablan principalmente de cómo debería ser el ser humano. Lástima que el ser humano no es como este noble escritor Marx lo plantea. El ser humano es competitivo por naturaleza, siendo esta la causa principal del fracaso del comunismo y de los gobiernos populistas.

Cuánto bien se le hubiera hecho al mundo si Erickson y Marx hubiesen nacido en la misma época y se sentaran a dialogar con un buen vaso de Whisky. Bueno, yo hubiera preferido un tequilita, pero quizá no me iban a invitar.

Lo que les quiero decir

intentando resumir

fue que Erick Erickson

nos intentó advertir

que si un gobierno populista

vamos a elegir

seguro nos vamos a arrepentir.