Rain

14°C

Rain

Clima:

Activistas que transforman la vida de las mujeres

Aída María Holguín Baeza.- En reconocimiento a la pasión y el compromiso de las mujeres activistas, la ONU estableció, para el Día Internacional de la Mujer 2018, el lema: “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.

Sin duda alguna, se trata de un merecido reconocimiento a quienes, a lo largo de la historia, han contribuido -a través su activismo- a que las mujeres podamos ejercer nuestros derechos.

Si bien es cierto que la ONU instituyó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer con el fin de que, cada año, se conmemore la -nada fácil- lucha en pro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres; también es cierto que décadas de lucha constante no han sido suficientes para lograr el total respeto y ejercicio pleno de los derechos de las mujeres.

En definitiva, el Día Internacional de la Mujer invita a reflexionar sobre los avances logrados y conmemorar la valentía y la determinación de las mujeres que han desempeñado un papel determinante en la historia; no obstante, también nos llama a reconocer que aún falta mucho por hacer.

Que quede claro, que no está a discusión el hecho de que el 8 de marzo se celebre y reconozca la labor de las activistas que han sido fundamentales en el avance mundial de la igualdad de género.

Lo que sí es cuestionable e inaceptable, es que haya Estados miembros de la ONU, como es el caso de México, que aún no asumen a cabalidad el compromiso de hacer todo lo posible y necesario para “superar los prejuicios arraigados, apoyar la participación y el activismo y promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer”, tal y como lo ha reiterado el actual Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

El caso es que siguen pasando los años, y en México no deja de prevalecer la idiosincrasia machista que tanto daño nos ha hecho como sociedad. Conmemoraciones van y conmemoraciones vienen, pero la cultura patriarcal permanece prácticamente inmóvil. Irónicamente, esa idiosincrasia y esa cultura hacen que el reconocimiento a las activistas rurales y urbanas que han coadyuvado a mejorar la vida de las mujeres mexicanas, sea más que merecido.

En esta ocasión, concluyo citando lo dicho alguna vez por el político estadounidense Henry Ross Perot: “Activista no es la persona que dice que el río está sucio. Activista es la persona que limpia el río”.

laecita.wordpress.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.