Partly Cloudy

38°C

Partly Cloudy

Clima:

No quieren ver…

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Las encuestas que se levantan a lo largo y ancho del país, por una buena cantidad de empresas, aseguran que AMLO lleva la delantera, por lo que si hoy fueran las elecciones, él sería el presidente de nuestro país.

Es difícil discutir con los que levantan esas encuestas y decirles que sus números son inciertos, que lo que ellos afirman no es lo que va a pasar, y ante la imposibilidad de discutir con ellos, al menos con algún argumento, no nos queda de otra que creerles. Lo que desconcierta a muchos, por lo menos, yo lo creo, es que ese 40 por ciento que dicen trae López Obrador no se entiende en Chihuahua.

Digo que no se entiende, no porque esté terco en cuestionar los números, sino porque cuando le pregunto a la gente: ¿Oye, dónde ves los votos, dónde crees que puede ganar López Obrador? La respuesta que me dan es contundente: en Delicias no, en Chihuahua no si la pregunta la hago en la capital, y me vuelvo a preguntar: ¿Entonces López Obrador ganaría en otras partes, pero en nuestro estado no?

Y la pregunta me deja con la sensación de que nadie es consciente de que ese fenómeno existe, está presente y va a ocurrir, aunque nadie sabe decir dónde. Sé que AMLO va a tener un montón de votos, que va a ganar municipios, distritos locales, federales y senadurías, no me queda la menor duda.

Sé que tendrá un tercio del Congreso de la Unión, aunque no sepa en qué lugares conseguirá esos 160 o 170 diputados, ni esos 40 senadores, ni los 5 o 7 diputados que tendrá en Chihuahua, o los 15 municipios que podría alcanzar, etc., etc., a menos que me sostengan, amables lectores, como lo han hecho algunos, que en Chihuahua solo él, el Peje, sacará muchos votos pero no así sus candidatos a otras posiciones.

Yo no lo creo, creo que López Obrador llevará con él a algunos de los postulados a las diferentes opciones locales y/o federales que serán votadas en la elección venidera. ¿Quiénes son? ¿Dónde juegan? ¿Para qué posición están jugando? ¿No lo saben? Yo tampoco, pero sé que va a pasar.

Estoy seguro de que eso pasará, al igual que estoy seguro de que cualquiera de los tres candidatos a la Presidencia de la República puede ganar, porque falta mucho tiempo y muchas cosas pueden pasar en el camino, pero algo que no se deja de lado es que las tres coaliciones se repartirán el pastel.

Entiendo quién va en primero, quién va en segundo y quién en tercero, pero también entiendo que eso puede moverse, no porque vaya a ocurrir un milagro sino porque la política es dinámica.

También tengo claro el hartazgo de la sociedad contra el PRI y contra el PAN, y entiendo con claridad que mucha parte de esa sociedad esté con la idea de desbarrancarle la vaca al campesino humilde y desarrapado para obligarlo a pensar y a cambiar de vida, como relata el cuento del monje y su discípulo.

Incluso puedo poner un ejemplo, hace poco un hombre de campo, sencillo, aquel humilde canalero me dijo: yo votaré por López Obrador para que de una buena vez nos lleve la fregada… La verdad me resisto a creer que un país tome la decisión solamente por el descrédito de los otros dos partidos que encabezan las coaliciones a las que se enfrenta AMLO.

Quiero creer que hay gente pensante, que tendría que razonar, obligadamente, ya no por el partido o la coalición que sea, sino por las personas, observándolas con cuidado para elegir de entre esas tres opciones, o de alguna de las independientes, a una de las que mejor les parezca, y no elegir solo por el malestar o rencor social hacia el sistema que han dirigido -MAL- históricamente el PRI y el PAN.

No es que el país esté mal, porque no está todo mal, hay muchas cosas que están bien, como el comercio internacional, derivado de los tratados que hay, sobre todo el TLC, pero aún se puede mejorar. Luego en el interior faltan muchas políticas públicas que ayuden al desarrollo de la economía doméstica, o una mejor distribución de la riqueza, que en este país, es un verdadero ejemplo de lo que no debe pasar en ninguna parte.

La administración de los gobiernos en los tres órdenes nunca ha cumplido ni con la menor de las expectativas de ningún ciudadano; todos, absolutamente todos, ceden ante las tentaciones del poder y se esfuerzan por cumplir sus compromisos primero que con la gente que les da su voto.

Es muy difícil encontrar buenos exgobernantes, casi no los hay, son tan pocos, que uno puede generalizar para decir que le han fallado a la gente. Y en ese tema es por igual con todos los partidos políticos, no hay uno que se salve de la hoguera. Ni AMLO como exjefe de gobierno de la, hoy, CdMx, ni Cárdenas en la misma metrópoli, ni su hijo en Michoacán, nadie, pero nadie, de los pasados ni de los actuales en cualquier orden de gobierno.

Así que por favor no se crea de los espejitos y cuentas de colores, mejor échele bien el ojo a los candidatos y vote por las personas, no por los partidos o coaliciones.

*****

En Delicias andan algunos alborotados buscando apoyo para competirle a los que están en el ejercicio de las posiciones, por ejemplo, en la Sindicatura, hay varios que quieren bajar a Luly Contreras que, se dice, le hace la pala al alcalde, porque son del mismo partido.

En ese puesto la gente podrá elegir entre que repita Luly, o bien por Fernando Ramírez que va por el PRI, teniendo además la oportunidad de optar por Oscar Quiroz, que va por el PANAL, y, todavía se está en espera de que el Verde decida con quién va por ese sencillo puesto.

Se entiende que la coalición que encabeza el PRI no se pudo poner de acuerdo por los votos que se requieren para conservar el registro, por lo que cada uno de los tres partidos va con su propio candidato. Por lo pronto hay dos gallos de donde ustedes pueden elegir. Veremos de cuántos se compone la baraja, pero entre más opciones, mejor.

fernandoherrera1956@hotmail.com

Más en esta categoría: « Cómo fomentar virtudes En la Hoguera »