Cloudy

5°C

Cloudy

Clima:

La muerte de un valiente

Dra. Aracely Santiesteban.- Con el término “valiente” no me refiero a un superhéroe, ni a algún General de históricas batallas. Yo hablo de esos valientes que gracias a Dios existen y que vemos en la calle. Esos hombres que salen a diario a trabajar honradamente para mantener a sus familias.

Son todos aquellos que saben ser una figura paterna positiva, sin importar que sean padres biológicos o no. Los que están siempre presentes respaldando, proveyendo y siendo un ejemplo para sus hijos.

Una figura masculina es de suma importancia en la crianza de un niño, ya que le ayuda a lograr su identidad, a adquirir el hábito del esfuerzo (por eso es tan importante que la figura paterna se muestre interesada en las actividades escolares y que le asigne responsabilidades en casa). También le proporciona al niño sentido de seguridad y protección, entre muchas otras cosas más.

Yo tuve la suerte de ser criada por uno de estos valientes a quien lamentablemente perdí hace apenas unos días. Escribiendo esto, yo encontré la forma de hacerle un homenaje y de manejar mi dolor. Así que agradezco al Periódico HOY y a todos sus lectores por permitírmelo.

A ti, Juvenal Santiesteban Franco, quiero decirte “Gracias” por haber sido mi Papá y estar siempre presente, eso me ayudó a lograr mi identidad. También te agradezco el ejemplo que me diste hace muchos años, cuando desde mi recámara te veía por la ventana abriendo la reja de la casa para irte al amanecer a trabajar; eso me enseñó a esforzarme y a comprender que trabajando es la única manera de conseguir lo que se desea sin corromperse.

Tú te ibas al trabajo y yo regresaba a mi cama siempre cómoda, pues te encargaste de que nunca me faltara lo necesario y hasta me concediste algunos caprichitos, con eso aprendí que yo merecía tener una vida digna y el derecho a disfrutar. En todo momento me hiciste sentir segura y protegida, eso me enseñó que nadie tiene el derecho de hacerme daño.

No me quedo sola, me quedo con Dios. Ahora tú tienes el derecho de irte en paz, aquí nos quedamos los que te queremos unidos y apoyándonos los unos a los otros, pues tú nos enseñaste que la familia es primero.

¡Misión cumplida mi valiente! Ahora puedes descansar en brazos del valiente mayor.

“En los brazos del Padre descansa

Regresando a casa

A un nuevo nacer…

Hasta pronto al rey de la manada

Yo me quedo aquí

Viendo los pájaros y

Las estrellas por ti.

Gracias, gracias por tu vida y

Gracias a Dios por ti

Gracias por compartir tu sabiduría”

(Luis Caballero Santiesteban)