Partly Cloudy

13°C

Partly Cloudy

Clima:

Don Javier calienta la plaza

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- El presupuesto de Chihuahua tiene que cabildearse por los legisladores, tanto en una como en otra Cámara, aunque dependa de la de diputados, y con independencia de a cuál partido pertenezcan.

El secretario de Hacienda, el secretario General de Gobierno y otros asesores tienen que buscar a todos y a cada uno de los diputados federales y a los senadores para solicitarles que ayunten esfuerzos por su estado.

Sirva como ejemplo, el gran apoyo para bajar recursos para Ciudad Juárez, por parte de la senadora Lilia Merodio, que sin fijarse en el origen independiente de Cabada, ayuda a su ciudad natal y a muchos otros municipios.

Por lo pronto Juárez ha recibido casi 25 millones de pesos por gestiones de la juarense. No recuerdo a nadie que haya bajado tantos recursos para su estado desde su escaño en el Senado.

Para el presupuesto estatal no hay buen panorama, pues resulta que Don Javier trae caliente la plaza con el presidente. Por una parte, por el desplegado que sienta precedente al posicionarse un gobernador de manera abierta contra la Presidencia, por lo menos es lo que se lee, políticamente. Y en política lo que parece… es.

Ese desplegado publicado por Don Javier fijó su posición contra el pase automático, que, supuestamente, se busca para Cervantes, y, de paso, dejó al descubierto su alianza con Anaya para lograr que el niño de Querétaro sea el candidato a la Presidencia de la República, pasando por encima de las aspiraciones de Margarita y la fuerza que le queda a su esposo, el expresidente Felipe Calderón.

Incluso hubo parálisis en la Cámara de Diputados por el albazo en el Senado, que colocó a Cordero como presidente, con el apoyo de otros cuatro senadores del PAN que, se supone, son aliados de Don Felipe Calderón, y por supuesto, el desplegado de marras, así que, entre Don Javier, Anaya y seguidores del segundo, armaron un san quintín y obligaron a dejar el tema de lado, al menos por un tiempo, haciéndole manita de puerco al gobierno.

Lo que se dice es que las posibilidades de Margarita serían mejores si su esposo no tuviera las cargas de sangre, por la guerra -que no termina- contra los cárteles y el crimen organizado, amén de la mala fama, como dipsómano, que no sé a quién se atribuye, pero la sociedad lo cree, sea cierto o no.

Es decir, Margarita es muy vulnerable por los hechos sangrientos que se le atribuyen a su esposo durante su mandato, y como herencia dejada a su sucesor, así como su afición a las bebidas alcohólicas.

Es muy difícil “vender” la idea de que Margarita sería alguien independiente de su esposo a la hora del ejercicio del cargo; esto nadie lo cree, la gente es dada a pensar que al igual que ella siendo primera dama influyó en decisiones de su esposo, como, en el futuro el expresidente influiría en ella para esa toma de decisiones, claro, en caso de que llegue. Ella no pareciera ser algo atractivo para la sociedad.

Anaya es joven, pero muy inteligente, de otro modo, resultaría inexplicable cómo se hizo del control total de su partido arrebatándole todo a su exjefe Gustavo Madero, a quien de paso dejó en el desamparo y prácticamente lo obligó a dejar el Senado, por pura vergüenza, para venirse a trabajar con Don Javier, solo para no estar viéndole la cara, ni a él ni a los senadores -la mayoría- que son fieles con Anaya.

Otra muestra de su capacidad, es la forma abierta, atrevida, podría decirse, valiente, de sortear los ataques respecto de sus bienes y el origen de ellos, es una muestra del cuidado con el que se le ve, por parte de los interesados en el proceso electoral que arrancó el pasado día ocho de septiembre, rumbo a la renovación de poderes federales por elección popular.

Anaya representa un candidato fuerte, sabe hablar, es histriónico, convence y respira política. En cambio Margarita podría rezagarse a un tercer lugar con lo cual, podría decantarse hacia un plan B, en el que se trabajaría por el voto útil un poco antes de las votaciones y aspirar a que se sumen al candidato del PRI, como podría ser con José Meade o José Narro, porque con ningún otro se podría imaginar una alianza tácita capaz de vencer a AMLO.

Otro aliado tácito del PRI es Mancera, que iría por la vía independiente, a menos que fracase el Frente Amplio y abandere a alguno de los partidos que están buscando ese objetivo con el PAN, pero Mancera debe tener muy clara su tarea, en bien de la nación, por lo menos así lo manejan ellos, es dividir la Ciudad de México para quitarle tres millones de votos a AMLO.

El día 15 sabremos un poco de cómo está la sociedad con los inquilinos de Palacio. Será la primera valoración pública que reciba Don Javier. Es posible el abucheo, o el aplauso, todo depende de qué tan espontáneo dejen que ocurra el evento. Con acarreados aseguran aplauso, con la convocatoria libre, quién sabe cómo les vaya.

 

fernandoherrera1956

@gmail.com

Más en esta categoría: « Terremoto en la 601 En la Hoguera »