Mostly Clear

20°C

Mostly Clear

Clima:

Juárez es Juárez

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- En Ciudad Juárez hay una división intensa en el PRI, hasta ahora nadie se ha preocupado por entrarle a la situación y tratar de que haya alguna manera de que los grupos políticos tricolores se junten para intentar hacer algo frente a la adversidad política que se vive por estos días.

Enrique Serrano tiene un liderazgo reconocido pero se ha topado con la resistencia de quienes antes eran su gente; por ejemplo, el actual síndico, de pronto le dio por empujar a una persona para que buscara la alcaldía, y, luego, más adelante se calentó él mismo y se metió de lleno a pelear la candidatura.

Lo anterior le generó animadversiones con líderes en el estado que revisan la política con la seriedad que conlleva y que este tipo de actitudes, desde luego amenazan los proyectos que se están construyendo, por lo que se ven obligados a ponerle freno a los que se avorazan, como el caso de este síndico.

Ya se le mandó recado acerca de que las cosas, en el partido, al que pertenece, no se hacen así, y, menos empujando gente y jugando al mismo tiempo, no son épocas de andar con jueguitos en la política como si todos estuvieran tontitos.

Una de la opiniones más importantes en Juárez, obvio, es la del excandidato a gobernador Enrique Serrano, pero aunque su voz es importante, la verdad es que la propia sociedad está empujando por Adriana Terrazas para que sea la aspirante del PRI a buscar la recuperación de la presidencia municipal, que con los escándalos de Juárez iluminado y los líos de la Policía Municipal, Cabada está muy desgastado.

Por lo que si el PAN va con De La Vega, podría ir por unos tres distritos locales, uno federal, Morena con Joaquín Cosío –alias “Cochiloco”– solo aspiraría a ir por un buen de votos para cooperar con los plurinominales y meterse al congreso local, y, con todo ello, propiciar una buena oportunidad para que el PRI vaya por cinco distritos locales, tres federales y, con ello, Adriana se cuele derechito a la presidencia municipal, dejando al güero Montes de la Constructora Roma y a Muñoz, el de los Smart, colgados de la brocha y bien gastados.

La verdad es que no han medido las ambiciones y el famoso Juárez Iluminado podría ser la tumba política de lo que ellos creían era un excelente proyecto, mandando al más visto de los Cabada al frente, aunque, no necesariamente, el más apreciado, ni el más simpático, porque don Armando carece del don de gentes de sus tres hermanos y su señor padre.

Armando es soberbio, patarato, petulante y engreído, lo cual no es característica familiar, sino un rasgo muy propio que ha cultivado por verse, a diario, en la tele y creer que es un divo.

Ayer escribía que Caballo Lozoya ha hecho lo que nadie, y es cierto, basta ir a Parral para darse cuenta, de inmediato, lo que la gente opina, y dígase lo que se diga, inclusive las pésimas opiniones de algunos sobre Lozoya, la neta es que la gente, la sociedad parralense lo ve con muy buenos ojos, algo tiene ese palado que lo ha mantenido en la opinión positiva de los parralenses.

Por otro lado, y hablando, o escribiendo de gente del PRI que logró ganar la elección tenemos al chato Aves, en Jiménez, pese a una primera opinión negativa de su administración, nos dicen los jimenenses bien nacidos que ha venido trabajando aceptablemente, por lo que podría aspirar a la reelección sin ningún problema.

Ojalá el Chato entienda que el trato a la gente que lo visita debe ser diferente del que su gente otorga, y atender él personalmente a las personas que viajan hasta su remoto municipio solo a verlo, para que cualquier pelado los despache con cajas destempladas.

fernandoherrera1956@hotmail.com