Mostly Clear

20°C

Mostly Clear

Clima:

Pacotilla Azul: Los últimos rescoldos de la política ‘tradicional’

Raúl Ruiz.- El sistema político nacional evoluciona delicada y tersamente hacia derroteros en los que podría verse realizado el sueño de los ciudadanos que buscan empoderar a individuos sin partido.

Nos toca ser testigos de la agonía de los partidos políticos y la “muerte” de los más cínicos ladrones que se carcajean envueltos entre los lienzos de la impunidad.

La corrupción ha llegado a su máximo esplendor, y esta última especie de bandoleros a los que les llama muy acertadamente el Peje, “la mafia del poder”, como que presienten que será su última oportunidad, y apuestan a que jamás podrán ser perseguidos por la ley para pagar la afrenta que le han hecho a México.

Las elecciones en 2018 marcarán el límite entre el ayer y el mañana. Según mis deducciones, la ola morena es imparable. El tsunami provocado por  Andrés Manuel lleva una fuerza tan potente que arrollará a cualquier opositor que tenga enfrente.

Y no es que haya crecido tan agigantado y descomunal. Lo que pasa es que el resto de los participantes no solo dejaron de estar en proporción, sino que decrecieron.

El PRI no cambia. Buscará palabras para su discurso, pero al fin de cuentas tendrá su candidato extraído desde los confines de Atlacomulco y le dará una barnizada. Concretamente, Osorio Chong.

Todas las señales indican que será por ese rumbo. Sin embargo, la XXII asamblea nacional del PRI, nos dará las señales más exactas.

En Acción Nacional, el revoltijo está muy batido. Nadie quiere dejar el espacio para su compañero-adversario. Compiten a muerte, Rafael Moreno Valle, Margarita Zavala y Ricardo Anaya. Entre los tres destrozarán al blanquiazul.

Esto lo advierte el gobernador de Chihuahua, y ofrece la franquicia MODELO CHIHUAHUA, para darle una patada en el trasero a todos los panistas y promover un prototipo diferente al que se puedan sumar liderazgos de otros partidos, organismos de la sociedad civil, formar un frente amplio opositor y nominar a un candidato común.

No solo eso, sino que por el mismo precio, les ofrece en promoción lo que él llama GOBIERNO DE COALICIÓN A LA MEXICANA. O sea, la repartición del pastel… digo, del poder, en porciones simétricas para que no haya trepidación nacional y la clase política siga teniendo sus canonjías.

La idea no es mala, y seguramente Javier Corral confecciona el modelito con las mejores intenciones. Sin embargo, como lo dije líneas arriba, ya no hay tiempo.

Los que se quieran subir a este convoy, verán que en tres meses no se construye un tren bala. No habrá consenso ganador y el resultado final será solo el hollejo de lo que se pretendía.

Se habla que está todo amarrado para que sea Miguel Ángel Mancera, el candidato. Pero como no hay un consenso unánime, en la coyuntura podría quedar el mismísimo Javier Corral. Pero imposible posicionar al candidato en una campaña tan veloz como la que se avecina.

Mientras tanto, en la aldea. Los panistas, que un día competían orgullosos en sus campañas, untados febrilmente por los emblemáticos discursos de Gómez Morín, Castillo Peraza, Maquío y otros próceres de Acción Nacional, hoy convertidos en una pacotilla azul, levantan la mano tímidamente para buscar la candidatura a la Alcaldía de Ciudad Juárez.

Todos ellos sin posibilidades de ganar.

Ni siquiera ganar la elección interna. Porque se impondrá la fuerza centrífuga del gobernador y la candidata será Alejandra De La Vega. Ya está hablao.

Se quedarán con su dedito levantado, Carlos Angulo, Rogelio Loya, Hiram Contreras, Sergio Nevárez y Jorge Espinoza.

Quizás de esta “pipitilla” salgan un par de candidatos, pero para pelear las diputaciones federales. La candidatura para la Alcaldía, ya está en marcha.