Mostly Cloudy

23°C

Mostly Cloudy

Clima:

Salinas el mejor

Fernando Antonio Herrera Martínez.- Es inconcebible que 29 años después venga el Sr. Manuel Bartlett a declarar que Salinas no ganó la elección en 1988. El pueblo de México tiene registro de aquellos acontecimientos electorales, las dudas se quedaron escritas en los medios de comunicación, pero en la población no fue así, la gente de abajo, la que no anda con rodeos, porque no le interesa quedar bien con nadie; esa gente siempre tuvo la certeza de que se robaron la elección.

Aun así, el sistema operó lo necesario para que la elección resultara de acuerdo a los intereses de la nomenclatura, y si para ello negociaron con el PAN, como señala Bartlett, pues eso y más, porque lo que hubiera sido necesario lo habrían hecho, como lo hicieron, y es que, todavía se podía, el sistema tenía el control.

Si al año siguiente se entregó Baja California, y luego se creó el IFE, enseguida se entregó Chihuahua, para que de a poco se inauguraran las concertacesiones, fue, tal vez, parte de los acuerdos para llevar a término el plan concebido ante la debacle. Hoy la connivencia entre los gobernadores es normal, ganan unos u otros pero ganan diferentes partidos en las elecciones, incluso, recordemos que ya hubo dos presidentes de la república del PAN.

Es decir, Salinas abrió la puerta para una evolución del sistema a cambio de que lo apoyaran en el despojo a Cárdenas, según lo que afirma Manuel Bartlett, hoy senador por el PT, y en aquel entonces secretario de Gobernación con Miguel De La Madrid, y en esa calidad, jefe de los procesos electorales en el país. Es una pena que Bartlett traicione la memoria de los pactos aquellos, aunque no diga por qué lo hace. Es de hombres sostener lo acordado en aquel tiempo, con independencia de que en su andar por ese mundo de la política no le haya seguido yendo bien en el PRI, aunque no tiene derecho de queja, pues una y otra vez lo han levantado varios partidos para mantenerlo en el congreso durante los años que tiene fuera de la nomenclatura de la que era parte.

De cualquier manera soy de los que considera que la visión de Salinas con la negociación del Tratado de Libre Comercio con Bush padre y la renegociación en materia de medio ambiente y el aspecto laboral con Clinton propició que la economía de nuestro país, en términos del PIB, se disparara en cuatro veces en esos 29 años que dejó pasar el poblano para abrir la boca.

Lástima que Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto no hicieron su parte para que todo embonara, porque, de haberlo hecho, otro país sería el que tendríamos. Efectivamente, creció el PIB de medio millón de millones de dólares a dos billones, pero con una tercera parte de los mexicanos que están metidos de alguna manera en todo lo que tiene que ver con el intenso intercambio comercial entre los tres países firmantes del tratado.

Pero como no se trabajó en la infraestructura del país, ni se hizo lo que paralelamente debía hacerse junto con los periodos que el tratado contemplaba para entrar en plenitud, pues ahora estamos en otra renegociación que nos pondrá a trabajar en lo que se dejó de hacer, entre otras cosas, los salarios que son 14 veces más bajos que allá. Además de que hay que ponerse a hacer vías, aéreas, terrestres y de ferrocarril, independientemente de todo lo que conlleva impulsar la economía interna, en lugar de ejercer gobierno asistencial que nada resuelve.

Urge que los presupuestos públicos, propiedad de los contribuyentes, se ejerzan de otra manera y aprendamos de los errores. En aquel tiempo la economía de Corea del Sur era muy similar a la nuestra, pero hoy está a años luz de nuestro país, en términos proporcionales, porque, desde luego, nuestra economía es mayor, aunque ni en sueños tenemos la calidad de vida que hay por allá.

De nada sirve ser la economía número 12 o 13 del mundo si la brecha entre pobres y ricos es cada vez más ancha, si como China, que es la segunda economía del mundo con casi 12 billones de dólares de PIB, promedia 7500 per cápita, porque de su población de casi 1400 millones, mil siguen fuera del progreso que se sabe ha tenido ese país en los últimos treinta años.

Aun así, a la mala, o haiga sido como haiga sido, parafraseando a Calderón, Salinas fue el mejor presidente de los últimos cinco.

fernandoherrera1956@hotmail.com