Partly Cloudy

34°C

Partly Cloudy

Clima:

¿De qué lado masca la iguana?

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- La situación en el tricolor se está desbordando de una manera que ni el mismo saboteador esperaba. El delegado Moreno Peña ha sido el principal saboteador de los cambios en ese partido, a grado tal que ha retrasado todo para impedir el deslinde de los priístas con el gobierno anterior.

Lo anterior, se presume, habría sido una petición u orden de Emilio, el poderoso que está detrás de las acciones del delegado para que en Chihuahua se retrase lo más posible todo el proceso de cambio de consejo estatal y de la dirigencia.

Resulta que en las auscultaciones ya le están saboteando al saboteador. Sopa de su propio chocolate. Todo, finalmente, llevará a lo que nadie podrá impedir: una negociación en donde queden todos representados en el consejo, pero no así en el comité directivo del estado.

Para la dirigencia tendrán que encontrar a un priísta que pueda caminar sin las lápidas del sexenio anterior; sin los compromisos de los que andan revueltos con los buenos priístas y sin las ataduras al anterior mandón de Palacio.

No hay muchos a la vista, realmente casi ninguno, pero ya hemos mencionado, por lo menos uno o dos nombres que no tienen ligas políticas, ni le deben favores a ninguno de los que estaban en el anterior equipo.

El mejor de ellos podría ser el empresario joven que fue diputado, dirigente de los concesionarios de radio y televisión y que dirige una excelente empresa de radio. Inclusive puede establecer comunicación con el actual mandatario para exigir que no se meta al partido cuando se deslinden los buenos priístas de aquellos que le fallaron a su partido.

Es decir, que los priístas buenos puedan reagruparse, como partido, aunque paralelo se castigue a los que siendo militantes y que ocuparon puestos públicos se lo hayan ganado. Ricardo Boone Salmón podría hacer la diferencia.

La inseguridad pública está imparable. Ni el mando asumido por la Policía Estatal Única en algunos municipios, más los que se están por agregar, han podido con el flagelo que más preocupa a todos los chihuahuenses.

Entendemos que no puedan resolver el tema, pero de que les toca hacer el trabajo de contención ni quien lo dude, y es el que no están haciendo. Ese trabajo de contención tiene que ver con la realidad, esa que no pide permiso, que solo se impone y que no hay manera de saltarla, sino asumirla.

Vender a los chihuahuenses la idea de que están trabajando para quitarlos a todos es una utopía que nadie les va a comprar; que la pelea es entre grupos; todos lo saben, los chihuahuenses no nos chupamos el dedo, entendemos que hay guerra por la supremacía, lo que no entendemos es de qué lado masca la iguana, aunque los que están generando tanta muerte sí lo saben, por eso es que se resisten, por eso es que les pelean con toda su fuerza el territorio a los que se los quieren quitar, ayudados o no por las autoridades. Ese es el meollo del asunto y es lo que nadie quiere reconocer.

El corredor del noroeste está bajo un control inconveniente para los recién llegados, por lo que se ha generado esta cruenta guerra por ese tramo de control tan importante para el trasiego de lo que se cosecha en el triángulo de la sierra dorada.

Lo aceptemos o no, es lo que está pasando, aunque no nos lo dirán nunca, mucho menos será reconocido, pero como ya se dijo, la realidad no pregunta solo se impone. Unos están ahí, otros los quieren quitar, la pelea es imposible pararla, pero cuando la iguana masca de uno o de otro lado los no favorecidos hacen la guerra; recordemos que el pataleo es obligación.

fernandoherrera1956@hotmail.com

Más en esta categoría: « Leo no sabe En la Hoguera »