Partly Cloudy

28°C

Partly Cloudy

Clima:

Y la verdad… ¿Para qué?

Raúl Ruiz.- Escribir de estos temas en tiempos en los que la gente no lee, es aberrante, lo sé. Pero alguien tiene que hacerlo.

De otro modo nos sumergiremos tres metros más profundo entre las natas de la ignorancia.

Escribes para intelectuales de alto octanaje, me dijo recientemente un amigo. ¿Por qué no escribes para la raza? ¿No tienes temas para la pelusa?

Y yo os digo: Escribir es como componer música. Hay quienes lo hacen para la banda, con temas que conducen a beber, a convivir en espacios sórdidos y “relajarse” bajo el influjo de algún alucinógeno o simplemente alcohol.

Ritmo en tres tonos y ya.

Y otros que involucran muchos instrumentos, armonías más elaboradas; trabajan con sensibilidades un tanto más complicadas y procuran elevar el espíritu a otras altitudes.

Así que escribir sobre temas como el pensamiento crítico, la enfermedad de la ignorancia, la era de la post-verdad y hoy sobre… la verdad y para qué sirve; resultan tediosos porque te obligan a pensar y eso al parecer atormenta a los enfermos de ignorancia.

¿Qué es la verdad?

Pregunta que Poncio Pilato ha dejado como una de las interrogantes milenarias de la filosofía. El término se usa en un sentido técnico en diversos campos como la ciencia, la lógica, matemáticas o la filosofía.

Diremos que el término VERDAD tiene un uso informal que sirve para significar la coincidencia entre una afirmación y los hechos, o más bien la realidad a la que dicha afirmación se refiere.

Tener la verdad podríamos decir que es afirmar la fidelidad a una idea.

Y como sinónimos, abarca conceptos como honestidad, sinceridad y buena fe.

Hablar con verdad significa también que estamos afirmando los hechos que realmente ocurrieron.

Ahora, ¿para qué sirve la verdad? Los pragmáticos dirán: ¿Tiene alguna utilidad?

La verdad sirve para resolver, por lo menos, cuatro tipos de problemas cotidianos: la ignorancia, la mentira, el error y la contradicción.

La verdad es lo que nos permite escapar de las redes del engaño que alguien más ha tendido. Encontrar la verdad puede llevarnos a la justicia.

Vivir de acuerdo con la verdad no solo es una virtud, sino una actitud práctica que mejora nuestra vida cotidiana. El camino de la vida y el camino de la verdad siempre se entreveran de manera armónica.

Luchar contra la mentira, la ignorancia y escribir la verdad.

Para escribir con la verdad, el escritor debe sortear cinco obstáculos.

El valor de escribir la verdad a pesar de que en todos los sitios se reprima. No doblegarse ante los poderosos ni engañar a los débiles.

Tener la perspicacia de reconocerla a pesar de que en todos los sitios se le encubra. Ya no resulta sencillo dilucidar qué verdad merece la pena decir. Hay que buscarla.

Usar la verdad como instrumento, como arma.

Tener el criterio para elegir a aquellos en cuyas manos se haga efectiva. La verdad no puede escribirse a secas; sin duda hay que escribírsela a alguien para quien sea de utilidad. El conocimiento de la verdad es un proceso común a escritor y a lector.

Y tener la astucia de propagarla. En todos los tiempos se ha utilizado la astucia a fin de propagar la verdad. Sobre todo cuando la verdad es reprimida o encubierta.

Me parece que hacer permanente propaganda a favor del pensamiento, sea cual sea el terreno en que se lleve a cabo, es imperativo. Y los defensores de la verdad pueden elegir campos de batalla que pasen relativamente inadvertidos.

Habemos unos interesados en promover el uso del pensamiento crítico. Y nos preocupamos por enseñar una forma correcta de pensar, un pensamiento que pregunte a todas las cosas y sucesos por su lado efímero y cambiable.