Sin ayuda del Gobierno Federal, estados atienden a migrantes

Tamaulipas.- En el Gobierno Federal han anunciado diversos cambios en la estructura del área migratoria y en la atención al tema; también dijo que habría un fondo emergente para ello, sin embargo los estados continúan aportando de sus recursos y en un ambiente de desconocimiento sobre el futuro de los procesos a seguir.

 

No hay comunicación real, no hay una guía y no hay apoyo económico por parte del Gobierno de la República para atender la crisis migratoria, consideró José Martin Carmona Flores, titular del Instituto para los Migrantes en Tamaulipas.

 

Carmona Flores además encabeza la Coordinación Nacional de Oficinas Estatales de Atención a Migrantes (CONOFAM) y conoce la necesidad de que se establezca un enlace directo con los estados, así como un verdadero plan a seguir.

Recordó que hasta el año pasado el presupuesto para la atención migratoria en México era de 300 millones de pesos. Eran insuficientes, pero los gobernadores confiaban en que su solicitud a la Cámara de Diputados para que este año aumentara a mil 500 millones, iba a ser escuchada.

 

No sólo no se incrementó, sino que se eliminó por completo.

 

“Quedó eliminado, con cero pesos, y pues no tenemos presupuesto federal los estados, los institutos de cada estado, y seguimos trabajando con el pequeño presupuesto que nuestros Gobiernos estatales nos pueden proporcionar” detalló.

 

Definió la situación como una incongruencia, ante la evidente crisis que se vive en los estados de la frontera.

 

También señaló también la salida de Tonatiuh Guillén como titular del Instituto Nacional de Migración (INM) y el nombramiento de Francisco Garduño por su falta de experiencia en el tema migratorio.

“Estamos ahorita como aquel jueguito de serpientes y escaleras, en donde se tiran los dados, te toca escalera, subimos, y vuelves a tirar los dados y si te toca serpiente, caes. Es como vemos los de la CONOFAM la situación en el tema migratorio”.

 

Recientemente la Federación dio a conocer que a la atención migratoria que brindan las Secretarías de Gobernación, de Seguridad y de Salud, se sumaron las de Trabajo, Educación y Bienestar Social.

 

El funcionario tamaulipeco lo celebró, no obstante, prevalece la distancia entre las dependencias federales y los gobiernos estatales, lo que se deriva en desinformación y desorganización.

 

“Dices tú, habrá que buscar a los delegados de esta Secretaría (del Trabajo) para que nos den especificaciones de quiénes se van a quedar a trabajar, qué procede, qué permisos, para que el empleador no esté con la angustia o con la mortificación de que está ocupando un extranjero porque no sabe cómo registrarlo.

Los albergues y refugios de ese estado brindan atención a los migrantes extranjeros, algunos son los que recién llegan buscando cruzar la frontera hacia Estados Unidos; otros son los que devuelven.

 

Con la nueva política migratoria, los que son regresados, son llevados por el Instituto Nacional de Migración a otras ciudades.

 

El Gobierno del Estado tiene además un programa que está enfocado en la atención a los migrantes nacionales deportados o los que llegan a la frontera intentando cruzar.

 

“Es un programa que el año pasado asistió a 56 mil mexicanos, hombres mujeres y niños, en su retorno por Tamaulipas y este año llevamos 31 mil 500 mexicanos retornados por aquí; atendidos y asistidos por el Estado”, comentó Carmona Flores.

 

Se pronunció a favor de que el Gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador centre su atención económica y operativa en las entidades receptoras de miles de personas migrantes que aún buscan llegar al país vecino o que se establecen en sus ciudades.