Venganza... podría ser el móvil del incendio en estudio de anime

Tokio.- La policía japonesa investigaba el estudio de animación en Kioto destruido por un incendiario que supuestamente estaba resentido y que vociferó que le robaban a él y a otras personas. El incendio mató a 33 personas y provocó la consternación de los fanáticos del anime en Japón y en todo el mundo.

El sospechoso huyó, pero fue perseguido por empleados del estudio que finalmente lo atraparon. Cayó frente a una casa y la policía lo rodeó inmediatamente.

“Siempre roban. Es culpa de ellos”, dijo a los agentes que le preguntaron por qué había iniciado el incendio, según una testigo que presenció la escena frente a su casa. El hombre se quejó amargamente de que le habían robado algo, dijo la testigo a NHK y otros medios.

Las declaraciones de testigos y otros informes indican que el hombre sentía rencor contra el estudio Kyoto Animation, pero la policía se limitó a decir que el sospechoso, un hombre de 41 años que permanecía hospitalizado, era un residente de Tokio que no trabajaba en el lugar.

Posteriormente, la policía de Kioto identificó al sospechoso como Shinji Aoba, según la emisora NHK y otros medios.

Unas 70 personas se encontraban en el edificio de tres pisos en Kioto, la antigua capital de Japón, a la hora del ataque el jueves.

El incendiario arribó con dos bidones de líquido inflamable. Gritó, “¡muéranse!” al atravesar la puerta delantera, derramó el líquido y accionó un encendedor, según funcionarios y la prensa. La policía confiscó bidones de gasolina, una mochila y cuchillos, pero no confirmó que pertenecían al incendiario.

Las llamas bloquearon la puerta delantera e invadieron rápidamente el espacio interior, se extendieron por las escaleras al tercer piso y provocaron el pánico de los trabajadores. Algunos pudieron salir por las ventanas. Otros trataron, pero no pudieron, subir al techo.

Los éxitos de Kyoto Animation incluyen “Lucky Star” de 2008, “K-On!” de 2011 y “Haruhi Suzumiya” de 2009. Tiene un estreno próximo, el largometraje “Violet Evergarden”, sobre una mujer que vive de escribir cartas para clientes.

Realizó trabajo de animación secundario para un largometraje “Pokemon” de 1998 y un video de “Winnie the Pooh”.